Las dos caras del Real Madrid

by Apr 11, 2023

Una defensa de corona impropia de un campeón en LaLiga, sin opciones desde que restaban cuatro meses para la conclusión de la competición, contrastan en un Real Madrid que conquistó con suficiencia la Supercopa de Europa y el Mundial de Clubes, y su imagen imponente que genera respeto en la Liga de Campeones tras dejar atrás con clara superioridad al Liverpool, su último rival en una final.

La dificultad de conquistar dos Ligas seguidas, desde 2008 un imposible para el Real Madrid y hay que retrotraerse hasta 1990 para encontrar el anterior precedente, contrasta con los numerosos éxitos en la ‘Champions League’. Hasta cinco en las nueve últimas temporadas, tres de ellos consecutivos en un récord desde el cambio de formato de la competición de mayor prestigio.

Solo desde la motivación y la ilusión que genera un título se puede justificar una situación que se repite esta temporada. Un Real Madrid irregular en la competición doméstica y de nuevo situado entre los favoritos a la Liga de Campeones por las sensaciones transmitidas en el camino. El riesgo de jugarse una temporada a un torneo para que acabe siendo sobresaliente, ya es habitual en un equipo que se convirtió en especialista en caminar sobre el alambre.

Hasta once puntos ha dejado escapar el equipo de Carlo Ancelotti del estadio Santiago Bernabéu, donde logró 31 de 42 posibles por ceder empates ante OsasunaGironaReal Sociedad y Atlético de Madrid, además de caer derrotado en su último compromiso frente al Villarreal.

Nada que ver con la firmeza exhibida en la Liga de Campeones con pleno de triunfos este curso jugando de local, frente a Rb Leipzig, Shakhtar Donetsk, Celtic y Liverpool, con diez tantos a favor y solo dos en contra. Dos porterías a cero de Thibaut Courtois.

Hasta ocho victorias en sus nueve últimos partidos europeos en el Santiago Bernabéu. La única derrota precisamente ante su próximo rival, el Chelsea, y no impidió su clasificación a las semifinales de la pasada edición. Factor fundamental para la construcción del éxito madridista en la competición.

En su nuevo camino hacia la historia del rey de Europa, tras la conquista de catorce ‘orejonas’, aparece el Real Madrid como tercer equipo con más triunfos de la presente edición, 6, solo por detrás de Bayern (8) y Nápoles (7); el cuarto más goleador con 21 tantos (2,6 por encuentro); el segundo que más dispara (141) y que más ataques lanza (459) por detrás del Manchester City.

. LA NUEVA BAZA DEL ‘FACTOR BERNABÉU’

La Liga de Campeones de las remontadas tomó forma explotando el factor mágico del Bernabéu, el clima de histeria colectiva en minutos en los que el estadio se convertía en una olla a presión que impulsaba a hacer real lo imposible a los jugadores del Real Madrid. Así se fue superando en cada remontada. Al PSG, al Chelsea, hasta lograr lo nunca visto frente al Manchester City. Inferior en el doble enfrentamiento hasta que en el minuto 90 de la vuelta, Rodrygo hacía un doblete en apenas un minuto, y Karim Benzema sentenciaba en la prórroga.

Ese ‘factor Bernabéu’ lo pierde el equipo de Ancelotti en esta edición. Los sorteos no le han favorecido. Con los rivales más complicados en el camino de su última conquista y también en la actual. Tras dar el golpe en la mesa en Anfield en la reedición de la última final y encarar la eliminatoria entre los dos últimos campeones, ante el Chelsea, con la vuelta en Stamford Bridga. Y si pasa, el duelo ante otro gran favorito, City o Bayern, también con la ida en el Santiago Bernabéu.

La afición del Bernabéu se modificará como su equipo, creando mayor ambiente en las gradas en noches especiales y buscando dar el aliento para que el Real Madrid firme buenos resultados en la ida para encarar la vuelta con mayor confianza y un colchón, pero también con la seguridad de que los goles están asegurados en sus partidos.

Así lo ha hecho el equipo blanco en los treinta últimos encuentros de eliminatorias europeas. No se queda sin marcar desde el 27 de abril de 2011, en un partido de ida de semifinales inolvidable para el madridismo al ser un clásico en el que el plan de José Mourinho se cayó por tierra con una expulsión discutida del portugués Pepe. Aquel 0-2 fue el último encuentro sin gol madridista en una ronda del todo o nada en la ‘Champions’.

Es como reaparece la Liga de Campeones un mes después. Con un Real Madrid sin ilusión en LaLiga pero que sacó el carácter para remontar al Barcelona las semifinales de la Copa del Rey, con un 0-4 para la historia en el Camp Nou, y al que todo el mundo del fútbol apunta como favorito en un pulso ante el Chelsea en un enfrentamiento que nunca se había dado en eliminatorias y se ha producido en las tres últimas ediciones.