La salida de Leo Messi del Barcelona, este verano fue un gran golpe. Mucho se ha hablado si el argentino hubiera podido seguir o no con la situación financiera actual del Barça.

Tras la presentación de la ‘due diligence’ por parte del CEO Ferran Reverter esta semana, el presidente Joan Laportaen la entrevista en ‘El Món a Rac1’ de este viernes, dio su versión sobre la salida del argentino, y expresó una “última esperanza” que tenía durante las negociaciones finales para su renovación, unas que finalmente no llegaron a buen puerto.

No me enfadé con Messi. No me puedo enfadar con alguien a quien tengo tanta estima y aprecio. Pero llega un momento que cuando las dos partes ven que no podrá ser, hay una cierta decepción de las dos partes. Y yo sé que tenían un deseo enorme de quedarse pero también tenían mucha presión por la oferta que tenían de París”, empezó diciendo Laporta explicando como fueron las negociaciones. “Creo que ellos sabían que si no seguían, se iban al PSG. Lo que sí tuve la esperanza es que a última hora hubiera un cambio de ritmo y dijera: juego gratis. A mí me hubiera acabado de convencer del todo, y entiendo que LaLiga lo hubiera aceptado, pero no podemos pedir a un jugador del nivel de Messi que hiciera esto”.

En ningún momento de las negociaciones, el presidente pensó “en dar marcha atrás. Pensé que ‘estoy haciendo lo mejor para el Barça’. Nadie puede poner en riesgo a la institución.”

“Messi ya tenía la oferta del PSG. Todo el mundo sabía que tenía una oferta muy potente. Exigir esto con lo que tiene ahora en el PSG…“, añadía al respecto el máximo directivo azulgrana.

Me gustaría poder hacer un homenaje a Messi. Se lo merece y estaríamos encantadísimos de hacerle un homenaje como se debe, si ellos quieren”, añadía Laporta más tarde en la entrevista, confirmando uno de las incógnitas tras la salida del argentino este verano, en una época en medio de las restricciones por el Covid.