Desde que llegó a la NFL en 2018 una pesada losa residía en los hombros de Lamar Jackson: no tenía victoria ante los Chiefs de Patrick Mahomes. Finalmente llegó el triunfo para el producto de Louisville, quien lideró a los Ravens a la gloria por marcador de 36-35 en el SNF de la semana 2.

No obstante, nadie anticipaba que Baltimore ganaría tras el convulso inicio de compromiso para Lamar. En la tercera jugada del encuentro, Tyrann Mathieu interceptó un envío y lo devolvió a las diagonales.

Tras la entrega ambas organizaciones se enfrascaron en un intercambio de anotaciones (Devin Duvernay por parte de los Ravens y Demarcus Robinson para los Chiefs) que se vio interrumpida con la segunda entrega de Jackson en el primer cuarto ─de nueva cuenta Mathieu se quedó con el balón.

Para el segundo periodo las ofensivas recuperaron bríos y hubo un segundo asalto con golpes por parte de cada bando. Las hostilidades fueron inauguradas con acarreo de Latavius Murray, la respuesta llegó por el mismo conducto (carrera de Damien Williams) y la última palabra se la quedaron los Ravens, quienes aprovecharon los 52 segundos que restaban en el reloj para que Justin Tucker conectara gol de campo de 43 yardas.

Segunda mitad

Si la victoria de Lamar se antojaba difícil tras dos tempranas entregas de balón, el tercer cuarto mostraba un panorama muy oscuro en el M&T Bank Stadium. Kansas City sumó 14 unidades más en el marcador cortesía de anotaciones aéreas de largo yardaje (Byron Pringle de 40 yardas y Travis Kelce de 46). Los Ravens solo añadieron una anotación a su cuenta (recepción de 42 yardas de Marquise Brown) en la pizarra que los dejaba a 11 unidades de diferencia.