Jamaal Wilkes, Jerry West, James Worthy, Shaquille O’Neal, Kareem Abdul-Jabbar, Magic Johnson, Gail Goodrich, Elgin Baylor, Wilt Chamberlain y, claro, Kobe Bryant. Son las camisetas que hay colgadas en lo más alto del Staples Center, la cuna de baloncesto en Los Angeles, la meca del deporte, una construcción monumental donde la farándula se mezcla con jugadores históricos. Y, al lado de todos ellos, estará la camiseta de Pau Gasol, casi uno de los mayores honores de una carrera ya de por sí épica que ha llegado a su fin tras 23 años como profesional, 19 de ellos en la mejor Liga del mundo. Seis y medio en los Lakers, la franquicia con la que conquistó dos anillos, disputó tres Finales, se convirtió en un ídolo para la afición y escribió las mejores páginas de un currículum inolvidable.

Pau Gasol se retira del baloncesto con 41 años. Shams Charania, histórico periodista de The Athletic, lo ponía rápidamente en su Twitter a las 17:48. A las 18:16, anunciaba la bomba: “Los Lakers planean retirar el número 16 de Pau Gasol“. 33 minutos de diferencia en la que una persona de una fiabilidad absoluta, solo comparable a la que genera Adrian Wojnarowski, ha escrito unas palabras que han causado cierta sorpresa, a la par que un gran furor, en el aficionado español. En el baloncesto estadounidense, donde esos dos periodistas son los que convierten los rumores en oficiales, uno de los mayores honores que puede tener un jugador es ver su camiseta en lo más alto de su pista. Y, en los Lakers, algo así se multiplica de una manera espectacular por tratarse de uno de los mercados más grandes, una de las franquicias más clásicas, uno de los equipos más icónicos. En otras palabras: histórico.

Siempre hay una constante en estos casos, especialmente en una NBA que vive del debate constante, de la narrativa y del discurso. “¿Qué méritos hay que hacer para que un equipo concreto retire tu camiseta?” El problema es el siguiente, una obviedad supina que en ocasiones cuesta aceptar: no es lo mismo un equipo que otro. Los Heat, una franquicia joven nacida en Florida en 1988, tienen a prácticamente todos sus jugadores icónicos con la camiseta retirada: Alonzo Mourning, Dwayne Wade, Shaquille O’Neal y Chris Bosh. También retiraron, cuando no tenían ninguna, la de Michael Jordan, que nunca jugó allí, como homenaje. Lo mismo pasa con los Spurs, que llegaron antes de la ABA pero han tenido a la mayoría de sus históricos condensados en el siglo XXI y en los participantes de sus cinco anillos (o alguno de ellos).

Pero claro, no son los Lakers. De hecho, ningún equipo es como los Lakers. Ni siquiera los Celtics, que han perdido aura en las últimas décadas y resisten con sus 17 títulos en el trono, ya compartido, con los angelinos. En la ciudad de la luz, la parafernalia, en el mercado más grande, el famoseo y el jolgorio. Esa en la que Jerry Buss impuso, cuando compró la franquicia en 1979, una tradición que llega hasta hoy día: la de coleccionar estrellas en pista a base de acumularlas en las gradas. En cualquier otra franquicia de la NBA, los méritos de Pau Gasol habrían sido más que suficientes para tener su camiseta en lo más altoEn cualquiera. Sin embargo, la grandeza de los Lakers provocaba que se hablara de esto solo en susurros, como si al decirlo en voz alta se lo fuera a llevar el viento.

En la noticia, diferencial, tiene mucho que ver Kobe Bryant. El escolta, uno de los mejores de la historia, falleció junto a su hija trágicamente el 26 de enero de 2020. Pero, antes de eso, dijo en voz bien alta que la camiseta de Pau debería estar en lo más alto del Staples. Un lugar en el que, además de los mencionados, está el micrófono de Chris Hearn y una franquicia que rindió homenaje de distinta forma a una ristra de grandes nombres que jugaron cuando la entidad se encontraba en Minneapolis, en la prehistoria de la competición: John Kundla (entrenador), George Mikan (el primer gigante y dominador de la NBA), Clyde Lovellette, Slater Martin, Vern Mikkelsen y Jim Pollard.

Con influencia o no de Bryant, la realidad es que Pau Gasol será, dependiendo de cuándo se retire Marc (que será homenajeado por los Grizzlies de la misma forma, algo que ya se anunció cuando salió del equipo), el primer español de la historia en tener su camiseta retirada. La ceremonia no tiene todavía fecha, pero seguramente sea emocionante y cuente con, quién sabe, Vanessa Bryant, viuda de un Kobe que a buen seguro será recordado. Un honor que eleva a Pau, futuro miembro del Hall of Fame, a lo más alto. Más todavía de lo que ya estaba. Y, como en su carrera, estará al lado de un Kobe que tiene dos números (el ‘8’ y el ’24’) colgando en el Staples. El ’16’ estará también ahí. Pau Gasol tendrá su camiseta retirada. Y no es una camiseta cualquiera: lleva un escudo que multiplica el mérito de quién lo ha llevado. La franquicia más grande, concede el honor más grande, al jugador español más grande. El ’16’ de Pau Gasol colgará en lo más alto del Staples Center. Su camiseta. La de Los Angeles Lakers.