AS- A sus 44 años, Alex Covelo está afrontando su primera temporada como primer entrenador de San José Earthquakes. El técnico catalán lleva seis años en Estados Unidos y ha pasado por varias labores deportivas dentro del club hasta llegar a ser el primer entrenador del equipo californiano. Con Nico Estévez, Dallas F.C, son los únicos entrenadores españoles en la MLS. Una competición que crece a marchas agigantadas y de la que se espera que esa progresión sea exponencial en los próximos años. Esta temporada jugadores como Bale, Chiellini, Riqui Puig, Bernardeschi o Insigne han llegado este verano a la competición.

¿Cómo fueron sus inicios en el fútbol?

Empecé muy pequeñito a jugar al fútbol, estuve en el Sant Andreu hasta que me fichó el Barça en juveniles, luego pasé por el Hospitalet, CE Europa, Cornellá y otros equipos de la zona. Empecé a compaginar mis estudios en INEF a la vez que entrenaba a equipos pequeños de la región. Con 24 años empecé a entrenar.

Su primera experiencia como primer técnico fue en San Marino. ¿Cómo es entrenar en un país tan pequeño?

Empecé como asistente técnico con Agatino Cuttone. En la temporada siguiente me quedé como entrenador del San Marino Calcio. Un equipo de Serie C italiana, pero que pertenece al propio país de San Marino. Un caso similar al del Andorra en España. Era un equipo muy pequeño y de corto presupuesto, sufrimos, pero estuvo muy bien la experiencia. Tuve la suerte de entrenar a grandes jugadores como Stefano Sensi, Diawara o Juan Cruz.

Han pasado ya seis años desde su llegada a Estados Unidos. ¿Cómo valora su trayectoria en estos años?

Me dieron la oportunidad de empezar un proyecto a largo plazo. Vine en 2017, como director de metodología y a los dos meses ya pasé a ser asistente técnico del primer equipo, luego pasé como primer entrenador del segundo equipo y hasta ahora que he llegado a ser entrenador del primer equipo.

¿Ha visto un crecimiento importante en la MLS en los últimos años?

La liga lleva creciendo desde hace años con el desarrollo del fútbol base y también al traer jugadores importantes europeos para dar visibilidad. Creo que lo están haciendo bien. Yo creo que ya está al nivel de la mayoría de ligas europeas.

¿Cómo la describiría?

Es una liga muy competitiva, igualada y de una máxima exigencia. En la MLS puede pasar de todo. Aquí tienes que tener muy claro que vas a competir, no es un camino de rosas. El trabajo físico es fundamental en esta competición.

¿Cree que Riqui Puig se puede adaptar bien a la competición?

Riqui puede encajar en Los Galaxy porque tiene un juego posicional que le puede venir muy bien. Pero está claro que llega a una liga muy física y con muchas transiciones. Yo también salí de allí y cuando uno sale del Barça te cambia el mundo, va a depender mucho de su mentalidad.

La MLS tiene un formato de dos conferencias, similar al de la NBA, y la liga se decide en playoffs. ¿Cómo es para un entrenador preparar este tipo de competición?

Es un sistema diferente al de Europa. Este formato hace que todo sea mucho más apretado, la lucha de todos los equipos es por entrar en el playoff. También te quita un poco la presión, el hecho de que no existan los descensos. Te permite crear un proyecto más a largo plazo y probar jugadores jóvenes que en un futuro pueden ser importantes.

Dentro de cuatro años se celebrará el Mundial en Canadá, México y Estados Unidos. ¿Cómo ve a la selección americana de cara al torneo?

La selección con Gregg Berhalter lo está haciendo muy bien, con un estilo claro y marcado de juego. Han evolucionado mucho estos últimos años. Es una selección con mucho potencial, no le sabría decir hasta dónde van a poder llegar.

¿Le gustaría volver a entrenar en Europa?

Mi familia y yo estamos muy contentos aquí, no me lo he planteado. He tenido ofertas en Italia, pero en Estados Unidos estoy muy bien. Si llegara alguna oferta siempre habría que escucharla, aunque ahora mismo no me veo en otro sitio que no sea aquí.