Real Madrid y Barcelona buscarán terapia en la Liga tras su debacle en la Liga de Campeones, en una jornada en la que los campos podrán volver a llenarse y en la que los blancos defienden el liderato, seguidos muy de cerca por la Real Sociedad, el Sevilla y el Atlético que recibe la visita del Barça.

La octava fecha del campeonato, previa a un nuevo parón de selecciones, será la primera en la que los aforos se podrán completar al cien por cien desde marzo de 2020 cuando empezó la pandemia, como se espera en el Atlético-Barcelona.

Siempre lleno de alicientes, esta vez parece tener todavía más después del 3-0 de anoche en Lisboa y de que el capitán azulgrana, Sergio Busquets, calificara como “crítica” la situación de su equipo.

Será un choque con reencuentros como el del uruguayo Luis Suárez y el francés Antoine Griezmann, en su caso con los que eran sus compañeros al inicio de la temporada, y Ronald Koeman no se sentará en el banquillo en principio por sanción.

El Atlético espera animado por su triunfo en Milán, el único de un equipo español en “Champions” después del tropezón liguero en Vitoria, a 3 puntos del Real Madrid. El Barça está a cinco.

De los cuatro de cabeza solo el Atlético de Madrid jugará en casa. El Real Madrid visitará al Espanyol, un rival al que ha derrotado en doce de sus últimas trece visitas, y ante el que buscará también terapia después de la inesperada derrota europea ante el Sheriff moldavo y el empate de la jornada previa en casa con el Villarreal.

La Real Sociedad jugará en Getafe a un punto del Real Madrid, aunque aún con muchas bajas y con el desgaste de su compromiso en la Liga Europa. Con 16 puntos de los 18 posibles sumados el equipo de Imanol Alguacil será una prueba más y quizá decisiva para el Getafe de Míchel, hundido en la tabla y único que aún no ha puntuado.

El Sevilla, en el partido que cerrará la jornada, visita al Granada con el alivio de su segundo empate en la Liga de Campeones anoche con el Wolfsburbo. Invicto aún, el equipo de Julen Lopetegui persigue su quinta victoria para mantenerse arriba, justo al contrario que el de Robert Moreno, en descenso y sin ganar.