La FIFA descarto sancionar a Indonesia por la tragedia en estadio

by Oct 8, 2022

(AP) —El organismo mundial del futbol la FIFA ha descartado sancionar a Indonesia después de que el lanzamiento de gas lacrimógeno en un estadio causó apiñamientos en las salidas y provocó la muerte de 131 personas, incluidos 17 niños, dijo el presidente del país, Joko Widodo.

El gobernante dijo que el presidente de la FIFA, Giani Infantino, le envió una carta para explicarle la posible colaboración entre Indonesia y el organismo rector del fútbol, e indicarle que el país se mantiene como sede de la Copa Mundial Sub20 del año próximo, en la que participarán 24 naciones.

“Con base en la carta, gracias a Dios, el fútbol indonesio no será sancionado por la FIFA”, dijo Widodo en un video difundido el viernes en la noche en el canal de YouTube de la presidencia.

En sus protocolos de seguridad, la FIFA se manifiesta en contra del uso de gas lacrimógeno dentro o en los alrededores de los estadios y recomienda que los portones de salida no estén cerrados totalmente durante los cotejos.

Aunque esas normas son consideradas un referente de seguridad, no se aplican a las ligas internas ni nacionales, y la FIFA carece de la autoridad para ordenar a los gobiernos y las policías locales cómo deben controlar a las multitudes.

Widodo, que visitó el miércoles el estadio de fútbol Kanjuruhan en la ciudad de Malang, dijo que varios portones cerrados habían incidido en la tragedia que siguió al partido de liga entre el local Arema FC y el Persebaya Surabaya el 1 de octubre.

El jefe de la policía nacional dijo el jueves que el estadio carecía del certificado correcto de funcionamiento. Añadió que se presentarán cargos penales contra seis personas, incluidos tres policías.

La asociación nacional de fútbol de Indonesia, conocida localmente como PSSI, ha tenido dificultades para controlar partidos a nivel nacional.

Conseguir la organización de la Copa del Mundo Sub20 del año próximo —un hito en el desarrollo del fútbol en Indonesia— había aumentado las esperanzas de un torneo exitoso que marcara un giro frente a los persistentes problemas que han opacado al balompié en esta nación de más de 277 millones de habitantes.

Sin embargo, las estampidas mortales suponen un trágico recordatorio de que Indonesia es uno de los países más peligrosos para asistir a un partido.