AS- El Real Madrid-Real Mallorca del pasado fin de semana está dejando una polémica surgida entre Vinicius y varios jugadores del club balear. Y es que el brasileño habría tenido varios piques dentro del terreno de juego y posterior charla en el vestuario. En El Larguero han analizado a fondo los hechos ocurridos en el partido ante el Mallorca.El vestuario mallorquín denuncia provocaciones de Vinicius. “¿Qué os creéis que vais a ganar?”, habría dicho en pleno partido a los jugadores del Mallorca.

Varios jugadores del Madrid confesaron a los del Mallorca que han hablado con Vinicius para que deje de hacerlo porque va a conseguir que “le hagan daño”. Es más, jugadores del Madrid confesaron que han hablado mil veces con Vinicius sobre este asunto para que intente no repetirlo, que no es bueno ni para él ni para el equipo.

“De momento no ha hecho nada reprochable. Le va la marcha; estas situaciones no condicionan su rendimiento. Por su bien, tiene que aprender a no reaccionar a provocaciones. Luis Suárez necesita contacto para jugar bien, lo preocupante era que no estuviese peleando. Vinicius necesita esos estímulos”, admitió Álvaro Benito. Kiko Narváez añadió: “En mi época no había cámaras, pero nos decíamos burradas. Soy de códigos: lo que pasa en el campo, se queda en el campo”. “El rival no ha hecho nada para que Vinicius se ponga así. No hubo entradas de roja, fueron causa del juego”, explicó Raúl Ruiz.

Lo que se vio

Vinicius salió del campo escoltado por Chendo, delegado del equipo y veterano de mil batallas que vio que Vinicius (22 años) se marchaba a la caseta encendido. Poco antes del pitido final, el brasileño se había enfrentado a Aguirre en el banquillo mallorquín después de un partido muy difícil para él, con un duelo más que caliente con Maffeo del que salió claramente ganador, ya que estuvo muy acertado y volvió a ver portería.

Este martes ha sido el propio Mallorca el que ha querido calmar las aguas poniendo una imagen inédita en sus redes sociales. En ella se ve a Vinicius y Maffeo dándose la mano, como signo de paz. “Fútbol, lucha y apretón de manos”, excribió el club en Twitter.