Aaron Nola tira una Joya y Harper da hr y ponen a los Filis a la SDLN

by Oct 9, 2022

(MLB) – Los Filis no perdieron tiempo en llevar su ruidosa celebración del terreno al clubhouse de los visitantes, donde descorcharon la champaña. Fueron los Cardenales quienes tardaron en marcharse.

Se quedaron rumiando sus penas y el fin de una era.

Aaron Nola lanzó pelota de cuatro hits hasta el séptimo episodio, Bryce Harper bateó un jonrón y Filadelfia venció el sábado 2-0 a San Luis para barrerlo en la serie de comodín, marcando el fin de las brillantes carreras de Albert Pujols y Yadier Molina.

Nola recetó seis ponches y obsequió un boleto en su labor de 101 lanzamientos. Se marchó cuando había dos outs en la séptima entrada. José Alvarado retiró después a Molina con un globo, para dejar a un corredor varado en la inicial.

“Todos en este clubhouse, en este equipo y en esta organización estamos superemocionados”, dijo Nola. “Simplemente somos un grupo de jugadores sin egoísmo, que hacemos lo que sea para ganar juegos, sin importar qué sea. Eso nos emociona mucho”.

El dominicano Seranthony Domínguez ponchó a Paul Goldschmidt y Nolan Arenado, dos candidatos al Jugador Más Valioso, para salir de un atolladero con dos a bordo y un par de outs en la octava entrada.

Los Cardenales tuvieron una última oportunidad ante Zach Eflin en el noveno capítulo. Corey Dickerson y el boricua Molina batearon sencillos consecutivos con dos outs.

Sin embargo, el abridor convertido en taponero respondió obligando a que Tommy Edman pegara un elevado de foul para que concluyera el duelo. Ello dio a los Filis su primer triunfo en una serie de playoffs desde que superaron a Cincinnati en la ronda divisional de 2010.

El paso siguiente es un duelo ante un rival conocido. Los Bravos de Atlanta, campeones de la División Este y de la última Serie Mundial, serán anfitriones del primer encuentro, el martes.

El dominicano Pujols bateó un par de sencillos, incluido uno en el octavo capítulo, en lo que representó casi seguramente el último turno en su carrera. Tanto él como Molina habían dicho que se retirarían en cuanto concluyeran la presente campaña.

Asistieron al Busch Stadium 48.515 personas, la tercera mayor multitud en la historia del Busch Stadium. Agitaron banderas y gritaron incesantemente en busca de mantener viva una campaña en la que parecía que los Cardenales estaban predestinados a conseguir algo importante para dar una despedida triunfal a sus dos astros latinoamericanos.