Los recitales de Nikola Jokic le han servido para ser nombrado mejor jugador de la semana en la Conferencia Oeste por segunda vez consecutiva y octava en su carrera. Ningún jugador de los Nuggets repetía galardón desde que lo hiciera Carmelo Anthony en 2006.

Jokic acaba de igualar su mejor registro anotador con los 47 puntos que les endosó a los Jazz para romper su racha de 11 victorias seguidas. El pívot serbio, que superado el primer cuarto de la temporada parece un serio aspirante a luchar por el MVP de la Liga regular, llevaba ya 22 puntos en el primer cuarto y 33 al descanso. Fue la última exhibición de una semana en la que ha promediado 30,8 puntos, 10,8 rebotes, 4,3 asistencias y 1,3 robos por partido para que los Nuggets ganaran tres de los cuatro encuentros disputados.

En la Conferencia Este, el premio ha ido a parar a James Harden, que ha tenido promedios de 25,3 puntos, 11,3 rebotes y 7,3 asistencias en los tres encuentros que ha disputado, todos saldados con victorias de los Nets. Se perdió el último, ante los Wizards, por un problema muscular, y su equipo perdió.