Irving pide a NBA parar conflictos de fans

by Jun 14, 2021

Desde el regreso del público a los pabellones, hemos vivido algunos incidentes graves de público en la NBA como el escupitajo que se llevó Trae Young en New York o la agresión con una botella sufrida por Kyrie Irving en Boston. Demasiados casos en muy poco tiempo que siguen preocupando a la NBA y a la sociedad en general.

Entre los ‘opinólogos’ de estos sucesos, se encuentra alguien que vivió algún que otro caso y que era famoso por su temperamento. Se trata del ex jugador Kenyon Martin, que quiso enviar un mensaje muy clarito a la NBA sobre estos altercados. Y una advertencia. Según él, si la Liga nos lo corta de raíz, se volverán a repetir y entonces puede que ya sea demasiado tarde.

Martin, experto en broncas en su época como jugador y ahora analista de la Liga, dejó escrito en un artículo que no tiene desperdicio su aviso a la NBA, a la que culpa de los próximos incidentes, cuando los haya. Aunque a lo largo de su carrera pudiera parecer que Kenyon Martin perdía los estribos en más de una ocasión, igual a la NBA le convendría escucharlo. Este es el artículo que escribió:

Soy afortunado.

Tengo que dar gracias a Dios porque no me haya puesto en ciertas situaciones porque créanme, hay algunas pruebas en las que hubiera fallado con estrépito. En 2006 yo estaba con Denver. ¿Recuerdan esa pelea en el Madison Square Garden que involucró a Nate Robinson, Mardy Collins, J.R. Smith y Carmelo Anthony? Yo estaba en ropa de calle esa noche. Eso fue bueno, porque si hubiera estado en la cancha cuando mis compañeros se metieron en aquella trifulca, no puedo decir lo que hubiera hecho.

Desde el regreso del público a los pabellones, hemos vivido algunos incidentes graves de público en la NBA como el escupitajo que se llevó Trae Young en New York o la agresión con una botella sufrida por Kyrie Irving en Boston. Demasiados casos en muy poco tiempo que siguen preocupando a la NBA y a la sociedad en general.

Entre los ‘opinólogos’ de estos sucesos, se encuentra alguien que vivió algún que otro caso y que era famoso por su temperamento. Se trata del ex jugador Kenyon Martin, que quiso enviar un mensaje muy clarito a la NBA sobre estos altercados. Y una advertencia. Según él, si la Liga nos lo corta de raíz, se volverán a repetir y entonces puede que ya sea demasiado tarde.ADVERTISING

Martin, experto en broncas en su época como jugador y ahora analista de la Liga, dejó escrito en un artículo que no tiene desperdicio su aviso a la NBA, a la que culpa de los próximos incidentes, cuando los haya. Aunque a lo largo de su carrera pudiera parecer que Kenyon Martin perdía los estribos en más de una ocasión, igual a la NBA le convendría escucharlo. Este es el artículo que escribió:

Soy afortunado.

Tengo que dar gracias a Dios porque no me haya puesto en ciertas situaciones porque créanme, hay algunas pruebas en las que hubiera fallado con estrépito. En 2006 yo estaba con Denver. ¿Recuerdan esa pelea en el Madison Square Garden que involucró a Nate Robinson, Mardy Collins, J.R. Smith y Carmelo Anthony? Yo estaba en ropa de calle esa noche. Eso fue bueno, porque si hubiera estado en la cancha cuando mis compañeros se metieron en aquella trifulca, no puedo decir lo que hubiera hecho.

También es bueno que Trae Young no sea yo. Porque, créanme, si en algún momento durante mis 15 años de carrera un aficionado alguna vez hubiera decidido escupirme, habría sido un verdadero problema. Habría saltado directamente a las gradas, como hizo Ron Artest.

Desafortunadamente, la posibilidad de que vuelva a suceder algo así en la NBA es algo muy real. Y la Liga debe tomar medidas rápidas y decisivas para evitar que pase de nuevo. En algún momento, la Liga tendrá que considerar prohibir la asistencia de los fans como castigo por mala conducta. Es la única forma de cortar toda esta locura de raíz.

Cualquiera que haya jugado en la NBA sabe que el lenguaje basura existe. En realidad, cuando llegas a la NBA ya lo has escuchado todo. La gente te insulta, te amenaza y, en alguna ocasión, puede que utilicen insultos racistas. Como dije, prácticamente lo hemos escuchado todo. Por eso, las palabras realmente no nos molestan a la mayoría.

Sin embargo, eso es parte del problema. Muchos fans de hoy buscan la reacción del jugador. Es por eso que lo están llevando al siguiente nivel. Y la Liga debe hacer lo mismo y adoptar un enfoque de mano dura ante estos incidentes que involucran a los aficionados, porque si no lo hacen, algo muy malo volverá a suceder. Y esta vez, será culpa de la NBA, porque está avisada.

Si hay varios casos de aficionados que agreden a los jugadores, la Liga debe suspender la asistencia de público por completo. Una vez más, es la única forma de cortar todo esto de raíz.

La Liga debe utilizar los medios de comunicación y el personal de cada pabellón para advertir públicamente a todos los asistentes a un partido que si alguien viola el código de conducta, especialmente si intenta causar daño físico a uno de los jugadores, todos los aficionados no podrán asistir a los partidos durante un cierto periodo de tiempo. Una manzana podrida puede arruinar el cesto entero y, en este caso, no deberíamos permitirlo.

¿Quieres un elemento de disuasión? Nadie en su sano juicio querría ser conocido como la persona que hizo que todos los aficionados en Filadelfia (o Boston o Nueva York) tuvieran que quedarse en casa en lugar de poder animar a su equipo en persona. Se convertirían en un objetivo andante por las calles, y eso es algo que nadie querría para sí mismo.

La Liga puede continuar prohibiendo la entrada de forma individual a aquellos que cometen agresiones pero, realmente ¿cómo de posible son esas prohibiciones? No es necesario mostrar ninguna identificación para entrar a un pabellón, y la última vez que lo verifiqué, cualquiera puede comprar una entrada en línea. A menos que la Liga esté usando un programa de reconocimiento facial o verificando las identificaciones de todos los fans que entran, como en un aeropuerto, probablemente sea bastante fácil para un aficionado acceder a una cancha a la que se le ha prohibido asistir.

Así que lo mejor es vetar a todos.

La NBA es un negocio, lo entiendo, pero durante las últimas semanas, hemos visto a los fans volverse cada vez más descarados en sus ataques verbales y, en algunos casos, físicos a los jugadores. La Liga revisó su código de conducta para ellos y más están siendo procesados por su comportamiento, pero al final del día, realmente no hay mucho que se pueda hacer para eliminar por completo estas amenazas.

Si la Liga instituyera la política de prohibición total, les garantizo que después de la primera o segunda vez, todos los aficionados se calmarían. En este punto, los equipos que juegan como locales tienen que aceptar su responsabilidad por la gente que dejan entrar en sus casas. Este es el momento. Hasta que eso ocurra, la Liga está jugando con fuego y yo ya he visto lo terrible que pueden llegar a ser las cosas si se tuercen mucho.

Cuando jugaba en la NCAA, viví un terrible altercado por culpa de algunos aficionados que nos arrojaron cosas a mí y a mis compañeros. Hubo fans heridos y la mayoría de nosotros fuimos suspendidos.

Durante toda mi carrera he asistido a todo tipo de comentarios hacia mí o los míos y nos hemos acostumbrado a que eso forme parte del juego. Pero últimamente en la NBA se ha cruzado una línea muy peligrosa: la de la agresión física. Y no hay sitio para eso en la Liga. Los aficionados deben aprender la lección…aunque sea por las malas.