El argentino Diego Schwartzman, número 10 del mundo y finalista el año pasado, se rindió este martes ante el canadiense Felix Auger Aliassime (6-1 y 6-3) en apenas una hora de partido, en su debut en el Masters 1.000 de Roma.

El jugador argentino sigue con su año negativo, en el que, pese a ganar el torneo de Buenos Aires, tiene un balance de doce victorias y nueve derrotas, incluida la de este martes en Roma.

Schwartzman sufrió mucho con el saque y lo entregó en cinco ocasiones ante un Auger Aliassime que aprovechó al máximo el mal momento del argentino para lograr el mejor resultado de su carrera en el Foro Itálico.