La relación de Haaland con el gol es una de las más fuertes que se conocen. El delantero noruego está tocado por una barita mágica y otro fin de semana, no ha fallado a su cita con el gol. Ante el Unión Berlín la historia se ha repetido, otro doblete, y ya no es ninguna sorpresa.

24 minutos ha necesitado para anotar el segundo del conjunto ‘borusser’ para dar la tranquilidad, pero cuando el equipo de la capital ha recortado distancias (3-2), ha vuelto a aparecer para marcar el cuarto y definitivo en el 83. Este le sirve para seguir ampliando sus estratosféricas estadísticas, y es que el ariete no baja sus números: ¡68 goles en 67 partidos! Una auténtica barbaridad, y solo tiene 21 años. El noruego va camino de romper algunos de los grandes récords de la historia del fútbol.

Con un hambre voraz, no deja de intentarlo durante todo el partido. Es un dolor de cabeza para cualquier zaga que se enfrente a él y queda demostrado día a día. Aunque muchas veces se lamente de las ocasiones que desperdicia, la realidad es que pocos delanteros son capaces de generar tanto peligro. Velocidad, colocación, desmarque y remates imposibles para el deleite de cualquier aficionado al fútbol. Que os voy a contar…

No solo destaca por el gol, ya que también ha repartido 19 asistencias desde que llegó.

Retener a la bestia

Con sus actuaciones aguanta al Dortmund, pero lo más seguro es que una vez finalice esta campaña, será el conjunto alemán el que tendrá mucho, mucho trabajo para poder retenerlo.

Toda Europa suspira por verlo con sus colores y como dijo esta semana, tras volver a ver portería en Champions (21 goles en 17 encuentros)“Mi sueño es ganarla”, y ahora por ahora, lo tiene complicado si sigue en el Dortmund.