El receptor Gary Sánchez se convirtió en el último jugador de los Yankees de Nueva York en dar positivo por el coronavirus el jueves después de que los lanzadores abridores Jordan Montgomery y Gerrit Cole fueran marginados por el COVID-19 a principios de semana.

El gerente Aaron Boone dijo que el resultado positivo de Sánchez provino de una prueba rápida y que los Yankees estaban esperando los resultados de una prueba de PCR.

Después del partido del lunes contra Baltimore, Cole dio positivo y fue eliminado de su apertura programada para el día siguiente. Montgomery dio positivo el martes.

“Supongo que estoy un poco preocupado por todo, pero tenemos que seguir haciéndolo lo mejor que podamos”, dijo Boone mientras los Yankees se preparaban para enfrentar a Seattle.

Los tres resultados positivos ocurrieron después de que los Yankees regresaron de jugar seis partidos contra los Rays de Tampa Bay y los Marlins de Miami en Florida, donde los casos de COVID-19 están aumentando.

“Estuvimos en Florida la semana pasada y ese ha sido uno de los lugares con algunos casos en aumento y cosas así”, dijo Boone. “Así que estoy seguro de que eso podría haber influido, pero es difícil saber quién contrajo qué, cuándo y cómo”.

Al menos el 85% de los jugadores de Nueva York están vacunados, lo que resultó en una relajación de las restricciones, pero los Yankees aún se han visto muy afectados últimamente.

Desde el receso del Juego de Estrellas, el jardinero estelar Aaron Judge, el antesalista Gio Urshela y el receptor suplente Kyle Higashioka dieron positivo junto con los relevistas Wandy Peralta y Jonathan Loaisiga.

Sánchez está bateando .216 con 17 jonrones y 39 carreras impulsadas en 84 juegos. No abrió el miércoles, pero entró en la victoria de Nueva York por 10-3 sobre Baltimore como bateador emergente.

Para reemplazar a Sánchez, Rob Brantly fue retirado de Triple-A Scranton / Wilkes Barre.