Tyson Fury ha empezado a calentar su tercer enfrentamiento con Deontay Wilder que tendrá lugar el próximo 10 de octubre y que se podrá seguir a través de Fight Sports. El púgil británico ha desvelado que supo que vencería a Wilder cuando cayó a la lona en el duodécimo asalto de su primer duelo con Wilder.

Esa pelea tuvo lugar en diciembre de 2018. Acabó en empate. Fury cayó a la lona dos veces, pero para muchos fue el que debió ser proclamado como vencedor.

En febrero de 2020, Fury se tomó la revancha. En el séptimo venció a Wilder por KO técnico, cuando el árbitro observó que la esquina del campeón lanzaba la toalla. El británico se adueñó del cinturón mundial del peso pesado de la WBC.

En una entrevista de cara a su duelo del próximo 10 de octubre, Fury ha confesado que fue en su primera pelea cuando descubrió el modo de noquear a Wilder: “En la primera pelea, después del último asalto cuando me derribó, me levanté y fui hacia él para descargar grandes golpes. Desde ese momento supe cómo vencer a Deontay Wilder. Mirándolo años después, fue lo mejor que pudo haber pasado porque pude hacerlo todo de nuevo”.

De este modo, logró la victoria en la segunda pelea. Fury ha ido más allá y aseguró que el árbitro salvó la vida a Wilder al detener el combate: “Le pillé bien. Creo que el árbitro le salvó la vida esa noche y le salvó su carrera. Ahora sólo planeo hacer pedazos a Deontay Wilder … y lo haré”.