Fiscalia Acusa al Barcelona de corrupción por pagos a árbitros

by Mar 11, 2023

 (AP) — La fiscalía acusó formalmente al Barcelona de corrupción debido a los pagos de millones de euros que realizó a lo largo de años a una empresa que pertenecía al vicepresidente de la comisión de árbitros de España.

La decisión, oficializada el viernes, fue dada a conocer en la semana por el diario español El País. Un juzgado de instrucción ahora decidirá si las acusaciones ameritan la presentación de cargos.

El Barcelona, que niega haber cometido actos indebidos, ha enfrentado una oleada de cuestionamientos desde que se dieron a conocer los pagos millonarios del club, investigados inicialmente como parte de una indagatoria fiscal contra la empresa.

Los fiscales en Barcelona presentaron tres acusaciones, que incluyen supuesta corrupción en el deporte y manejos fraudulentos. Otras acusaciones están relacionadas con la presunta falsificación de documentos mercantiles.

El fútbol español se ha visto estremecido en semanas recientes después de que funcionarios en materia tributaria investigaron los pagos de 1,4 millones de euros (1,5 millones de dólares) del Barcelona entre el 2016 y 2018 a una empresa que pertenece al exsilbante José María Enríquez Negreira, quien fue parte del comité de árbitros de la federación entre 1994 y 2018.

Los fiscales en Barcelona presentaron tres acusaciones, que incluyen supuesta corrupción en el deporte y manejos fraudulentos. Otras acusaciones están relacionadas con la presunta falsificación de documentos mercantiles.

El fútbol español se ha visto estremecido en semanas recientes después de que funcionarios en materia tributaria investigaron los pagos de 1,4 millones de euros (1,5 millones de dólares) del Barcelona entre el 2016 y 2018 a una empresa que pertenece al exsilbante José María Enríquez Negreira, quien fue parte del comité de árbitros de la federación entre 1994 y 2018.

En documentos presentados ante la corte y observados por The Associated Press, los fiscales señalan que los pagos por parte del club llegaron en realidad a 7,3 millones de euros (7,7 millones de dólares) de 2001 a 2018.

Añaden que el club “alcanzó y mantuvo un acuerdo verbal estrictamente confidencial con el denunciado” Enríquez Negreira, a fin de que, desde su cargo y con dinero de por medio, “realizase actuaciones tendentes a favorecer” Barça en la toma de decisiones de los árbitros en los partidos que disputase.

“Ello supuso una auténtica remuneración no prevista en los estatutos del Club ni aprobada por la Asamblea General por lo que carecía de título que lo justificara”, añaden los documentos. “En definitiva, dichas percepciones no tuvieron soporte legal ni estatutario alguno”

Ese escenario implica que los pagos se realizaron bajo las gestiones de distintos presidentes, incluso entre 2003 y 2010, el primer periodo del actual líder del club Joan Laporta, quien asumió de nuevo el cargo en 2021.

Sin embargo, Laporta no está acusado por la fiscalía, y ha negado cualquier acto ilícito.

Las acusaciones apuntan al Barcelona, Enríquez Negreira, los expresidentes del equipo Sandro Rosell y Josep María Bartomeu, así como los exdirectivos Óscar Grau y Albert Soler.

No hay evidencias hasta ahora de que los pagos hayan influido en realidad en los árbitros o en los partidos.

La Comisión a la que pertenecía Enríquez Negreira asignó árbitros a los partidos, eligió a los silbantes que trabajaban en las distintas divisiones y seleccionó a los que dirigían en competiciones internacionales.

El Barcelona ha insistido en que no cometió ningún delito ni incurrió en conflicto de interés, asegurando que pagó por reportes técnicos sobre árbitros, pero nunca intentó influir en su decisión en los partidos.

Obtener reportes de árbitros es una práctica común y los clubes pueden pagar a empresas o prepararlos internamente, como ahora hace el Barcelona. Sin embargo, pagar grandes sumas a una persona involucrada en la gestión arbitral de España por los reportes no constituye una práctica normal.

Varios árbitros anteriores y actuales, incluido su presidente actual, han negado la recepción de orden o presión alguna para favorecer al Barcelona.

Enríquez Negreira dijo a la Cadena SER de radio que jamás favoreció al equipo catalán a la hora de asignar árbitros para los partidos. Enfatizó que su trabajo consistió sólo en ayudar verbalmente al club para indicar de qué manera los jugadores debían conducirse ante cada silbante.

El escándalo amenaza con manchar la era dorada del Barcelona, en la que Lionel Messi y compañía dominaron el fútbol español. Durante los años en que según los fiscales el Barcelona hizo pagos a Enríquez Negreira, el club ganó nueve títulos de liga y seis de la Copa del Rey.