Ferrari estrenó un motor evolucionado el pasado fin de semana en el GP de Rusia, un anticipo del que prepara Maranello para la revolcionaria temporada 2022 con nueva normativa. Charles Leclerc fue el elegido para montar la nueva unidad de potencia en su monoplaza, aunque eso supuso una penalización en parrilla y el monegasco se vio relegado al fondo de la parrilla. En carrera remontó y llegó a pelear en la zona delantera, aunque la lluvia torrencial en las últimas cinco vueltas deslució su trabajo y Leclerc terminó 15º. Con el motor antiguo Carlos Sainz logró su tercer podio como piloto de Ferrari.Mattia Binotto , máximo responsable técnico de la Scudería, hizo una valoración sobre el rendimiento del nuevo motor que probó Leclerc: «Ha funcionado bien, como esperábamos. Charles también ha hecho una buena contribución, no esperábamos que sumara tantos puntos dado que salía desde el fondo de la parrilla, aunque lo esperábamos al final. Hay una diferencia entre las dos unidades de potencia, y Sainz lo habría hecho aún mejor con la nueva«, advirtió.

«Tan pronto como sea posible, también instalaremos la nueva unidad de potencia en el coche de Carlos. Estamos muy contentos con la elección de Sainz, orgullosos de lo que aporta: experiencia y velocidad. También está ayudando a Leclerc, tener a los dos les ayuda a ambos a crecer», apuntó Binotto, que rechazó establecer una comparación directa entre los dos motores: «No, no quiero cuantificarlo. Creo que es un tema de confidencialidad. Es un paso adelante en términos de rendimiento, pero como Charles y Laurent dijeron ya, lo más importante para nosotros es que sin duda hemos empujado hacia adelante tanto como hemos podido con esa nueva tecnología. Sin lugar a dudas, nos ayudará de cara a 2022 en términos de la experiencia que podemos ir sumando. Pero estoy feliz ahora que Charles lo tiene y lo usará durante el resto de la temporada, que sigue siendo de alguna manera un paso adelante», confirmó.