Roger Federer, 39 años y nº 8 mundial, tuvo ventaja de 4-3 y saque en la tercera manga, pero el español Pablo Andújar, 35 años y nº 75, recuperó el ‘break’, encadenó tres juegos consecutivos para acabar con el estreno del suizo en el ATP de Ginebra, su vuelta a la tierra batida desde Roland Garros 2019, su segundo torneo desde la doble operación en la rodilla derecha durante 2020.

“Conozco mis límites actuales. La gente espera mucho de mí y yo también me exijo mucho. Así que cuando salgo de un partido y siento que hubiera podido jugar mucho mejor, es una sensación extraña y de decepción”, señaló Roger Federer.

Es consciente de su largo período de inactividad. “No puedo ser demasiado duro conmigo mismo”, apunta. Sin embargo, esperaba más en casa, algunos encuentros más antes de encarar Roland Garros, el 30 de mayo.

“Esperaba más sí, aunque sé de dónde vengo” reconoció. “En los momentos claves no he decidido”, analizó.

Y subrayó que “Roland Garros no es el objetivo. El objetivo es la hierba. Así que tengo tiempo por delante”.