Extraño inicio de Djokovic

by Sep 1, 2021

Novak Djokovic tuvo un arranque raro en el US Open, en medio de un ambiente ensordecedor en la Arthur Ashe que en ocasiones le molestó y ante un rival de 18 años, 145º del mundo y de largo nombre, Holger Vitus Nodskov Rune, que le ganó el segundo set y después, agotado y echo un manojo de nervios, no pudo hacer frente físicamente al reto de intentar ganar al número uno del mundo. El serbio impuso su categoría para vencer a este chico con potencial y extramotivado que se retorció entre calambres, pero acabó el partido de pie, sobre la pista, hasta ceder por 6-1, 6-7 (5), 6-2 y 6-1 en 2:15. Nole, que dio algunas malas señalas en esa segunda manga (varias dobles faltas y desidia a la hora de ir a por una dejada), se enfrentará en segunda ronda a una perita en dulce, al menos sobre el papel, Tallon Griekspoor, por mucho que el neerlandés de 25 años y 121º del mundo ganará este martes a alguien del nivel del alemán Jan-Lennard Struff.

Quizá sólo sea que Djokovic necesita rodaje, tras las vacaciones que se concedió después de caer en semifinales y en el partido por el bronce de los Juegos de Tokio. No haber jugado ni en Toronto ni en Cincinnati le ha restado ritmo y nada mejor que unos primeros días suaves para cogerlo. Aunque el caso es que encontró en Rune más resistencia de la que esperaba y, sobre todo, un entusiasmo irritante para un jugador con el genio del balcánico. El muchacho se animaba constantemente, sacaba el puño y gritaba incluso después de perder por 6-1 en el primer parcial. Algo que desconcertó a un Djokovic que bajó su rendimiento hasta el punto de no ser capaz de imponerse en un desempate, de esos que gana nueve de cada diez.