España goleó y es el que mejor juega

by Jul 1, 2024

Llegó a la Eurocopa sin ninguna de las individualidades que entran en la categoría de crack establecido, pero España está jugando mejor que el resto de los seleccionados por su sentido colectivo y va postulando a Nico Williams y a Lamine Yamal como figuras del torneo. Avanza por sus virtudes como bloque y le agrega destellos personales. Único equipo que cuenta sus cuatro partidos por victorias, España tuvo capacidad de reacción para reponerse a un gol en contra -el noveno en el torneo- y golear 4-1 a Georgia, cuya entereza defensiva se fue desgastando por el zarandeo ofensivo al que lo sometió el rival.

España se encontrará con Alemania en los cuartos de final, el próximo viernes, en uno de los platos fuertes de la competencia. Son los dos seleccionados con más goles a favor: 10 para los locales y 9 para el conjunto de Luis de la Fuente. Por ese sector del cuadro, en semifinales podrían aparecer Francia, Portugal o Bélgica, mientras que Inglaterra, Países Bajos vienen por la parte baja, donde no se puede descartar a los compactos Suiza o Austria.

El zurdazo de Rodri entrará junto a un poste y será el empate de España
El zurdazo de Rodri entrará junto a un poste y será el empate de España – Créditos: @ALBERTO PIZZOLI

Hasta ahora, a España le sobra paño. Enfrentó a Georgia con sus titulares descansados, porque se habían encargado de conseguir la clasificación a los octavos de final con una fecha de anticipación; el triunfo frente a Albania, en el cierre de grupo, quedó a cargo de la formación “b”.

Es cierto que este domingo, bajo la lluvia que cayó en Colonia, se llevó un susto cuando tenía arrinconado al rival y de repente tropezó con el gol en contra de Le Normand, uno más en una Eurocopa pródiga en malos despejes o cierre desesperados que terminan costando goles en el arco propio.

Lo más destacado de España 4 – Georgia 1

De estar apretada por ese desliz, España pasó a remontar la cuesta hasta conseguir una diferencia que le permitió en el tramo final adelantar el descanso a un par de titulares indiscutibles, como los reemplazados Carvajal y Fabian. En la consideración general, España está sacando una mejor nota que el resto de los seleccionados. Se la ve con un rendimiento superior a Francia, Inglaterra, Países Bajos y Bélgica. La que más se le acerca es precisamente Alemania, que tuvo un debut a toda orquesta contra Escocia, seguido por otras producciones más irregulares y un sufrimiento -empate a Suiza en el descuento- por el que España hasta ahora no atravesó.

Esta España levanta expectativas que algunos relacionan con su época dorada, entre 2008 y 2012, período en el que obtuvo dos Eurocopas y un Mundial. Este seleccionado conserva el estilo de toque, asociación y dominio del juego -ante Georgia redondeó una posesión del 75 por ciento-, pero le agregó un par de facetas que aquellos equipos no tenían: amplitud por las bandas, gambeta, desborde y enganche con dos extremos que se ubican con perfil opuesto. Lamine Yamal (16 años), sobre la derecha, y Nico Williams (21), sobre la izquierda, complementan con su aceleración el juego interior que nace de los pies de Rodri, Fabian Ruiz -de gran partido, con un gol y una asistencia- y Pedri. Es una España que, sin renunciar al tiqui-taca, le agregó otro registro futbolístico .

Fabian Ruiz convierte el segundo gol de España ante Georgia
Fabian Ruiz convierte el segundo gol de España ante Georgia – Créditos: @Manu Fernandez

Georgia se puso en ventaja en el primer tiempo sin contabilizar un remate al arco. En el primero de los contraataques insinuantes que desplegó a las espaldas de una España plantada en campo rival, el gambeteador Kvaratskhelia organizó la réplica de izquierda a derecha, por donde trepó el lateral Kakabadze, que mandó el centro que encontró muy mal perfilado al zaguero Le Normand, autor del gol en contra. Primer tanto que recibía España en cuatro partidos en la Eurocopa y no era por un remate franco de un rival, sino por un error propio.

Georgia se defendía con un fervor fanático, con una hermandad expresada en un 5-3-2 que achicaba espacios en campo propio. Su triunfo parcial era el de un equipo resistente, al que si no le alcanza con la pared que levanta delante de su área, unos metros más atrás tiene a Mamardashvili, el arquero con mayor cantidad de atajadas (29) en el torneo. El guardavallas de Valencia, que tiene más tendencia a quedarse bajo los palos que salir para achicar ángulos de tiro, se revolcó en cinco remates en el primer tiempo.

Daniel Olmo celebra el cuarto gol de España ante Georgia
Daniel Olmo celebra el cuarto gol de España ante Georgia – Créditos: @ALBERTO PIZZOLI

La fortificación georgiana se derrumbó con el zurdazo de Rodri, justo antes de entrar área; la pelota entró junto a un poste. El volante central de Manchester City es uno de los mejores del mundo en su puesto. Ordena con el pase, se ofrece siempre como receptor, transmite una presencia dominante y cuando se asoma hasta el área rival no es para hacer bulto. Al City le dio el título de la Champions League en la final ante Inter. Y a España la sacó de un apuro importante, porque en ese momento Georgia no solo se defendía con fervor, sino sacaba relampagueantes contraataques que desestabilizaban a los zagueros centrales españoles.

En el segundo tiempo, España tiró abajo el muro georgiano, no sin antes atender un llamado de atención con un remate de atrás de mitad de cancha de Kvaratskhelia que salió cerca ante el retroceso desesperado de Unai Simón. Pero bastó que Yamal pusiera un centro en la cabeza de Ruiz para que el 2-1 inclinara definitivamente el resultado a favor de España, que siempre tuvo las riendas del desarrollo. Llegó el golazo de Nico Williams, tras un enganche y un derechazo cruzado, y el cuarto, convertido por Dani Olmo, un suplente que cuenta con una alta consideración del técnico, que en este momento no le encuentra hueco en la formación por el muy buen momento de los titulares.

Una foto curiosa, con los indomables pelos de Marc Cucurella, lateral izquierdo de España que lucha con Georges Mikautadze
Una foto curiosa, con los indomables pelos de Marc Cucurella, lateral izquierdo de España que lucha con Georges Mikautadze – Créditos: @Andreea Alexandru

“Fue un resultado engañoso, pudo ser un 8 o 9-1″, expresó Luis de la Fuente, que además se jactó de que “España es un equipo reconocible”. Con esa identidad definida avanza a paso firme, muy necesario cuando en el camino aparece Alemania como obstáculo.