MLB- El equipo de los Yankees parece recuperarse de uno de los peores meses de la historia de la franquicia más ganadora de la historia de las Grandes Ligas. De la mano de Aaron Judge, los Bombarderos del Bronx han ganado siete de los últimos nueve juegos que han efectuado.

Sin embargo, el equipo que en los primeros meses de la temporada actual contaba con uno de los mejores bullpen de todas las Mayores, ahora se ha visto con problemas a la hora de cerrar los partidos. Wandy Peralta ha fallado en cinco de las nueve veces que ha intentado cerrar un juego, mientras que Clay Holmes en las últimas seis salidas que ha tenido, registra una efectividad de 6.35, en 5.2 entradas de labor con solo un juego salvado.

Aroldis Chapman desde su regreso e incluso antes de lesionarse, ha visto su rol relegado a un segundo o quizás tercer plano, pues se le ve relevando en partidos que ya están con marcadores abiertos, tanto a favor como en contra de los Yankees. Son 18 las veces que lo han utilizado fuera de un noveno inning, señal de que ya esa entrada no le pertenece.

¿Qué pasa con Chapman?

Es entendible que antes de lesionarse por primera vez, “El Misil Cubano” era el cerrador de los Bombarderos y luego de irse a la lista de inhabilitados, el trabajo de Clay Holmes fue tan encomiable que se ganó ir al Juego de las Estrellas en Los Ángeles y le tomó ese rol a Aroldis. Pero el problema es que después del All Star, los números de Holmes no han sido los mismos.

En 19 salidas, Holmes tiene promedio de 5.59, con cuatro fallos en salvados y FIP de 4.71. Las veces que Holmes no ha salvado, se ve a Aaron Boone poner a quien sea, menos al cerrador cubano que tiene un palmarés histórico impresionante a lo largo de su carrera en las Grandes Ligas.

Aroldis en su carrera ha fallado sólo 38 veces en las 353 veces que le han pedido salvar un partido, le han conectado de por vida 0.59 jonrones por cada nueve innings lanzados, para que tengan una idea, Mariano Rivera permitió sólo 0.50 cuadrangular por cada nueve episodios en su magnífica carrera y el considera el mejor zurdo relevista de la historia, Billy Wagner, terminó con promedio de 0.82, o sea muy por arriba de Aroldis.

Si eso te parece impresionante, te cuento que a Chapman le batean de por vida sus rivales para .164, sólo para ponerlo en perspectiva, a Rivera le conectaron para .211 y a Wagner para .187. Entre todos los relevistas estelares, tanto en Cooperstown como en las boletas actuales, Aroldis es el que más ponches por nueve innings ha dado con 14.7.

Y de nuevo me pregunto: ¿Qué pasa con Chapman?

Sólo la dirección de los Yankees lo podría explicar, pero lo que si sabemos todo es que los playoffs están al doblar de la esquina y en este tipo de eventos, la experiencia es fundamental y eso le sobra al “Misil” que tiene un anillo de Serie Mundial con los Cachorros de Chicago, dentro de los logros que ostenta en su carrera.