Eliminado de la Copa de la FA. Y ahora, situado por debajo de los cuatro primeros de la Liga Premier inglesa.

El Manchester United atraviesa un periodo aciago bajo las órdenes del técnico Ralf Rangnick. Y Cristiano Ronaldo no luce una forma goleadora que pueda sacar a su equipo del atolladero.

La estrella portuguesa no jugó de inicio siquiera en el encuentro que los Red Devils terminaron empatando 1-1 ante el colista Burnley el martes. Cristiano apareció únicamente como sustituto en el complemento y se fue sin anotar por quinto encuentro consecutivo.

Es la peor sequía goleadora por la que haya atravesado el luso a nivel de clubes desde 2010.

Pero los problemas son más profundos que la mala racha por parte de uno de los mejores goleadores del mundo.

La forma en que el United se destiñó en el complemento fue alarmante, tal como le había ocurrido en el segundo tiempo de su partido de la Copa de la FA, en el que fue eliminado como local el viernes por el Middlesbrough de la segunda división.

Aquel encuentro tuvo como desenlace una derrota en la serie de penales.

Igual de preocupante fue la floja labor defensiva del central de la selección inglesa Harry Maguire, que permitió al delantero larguirucho Wout Weghorst, flamante fichaje del Burnley, eludirlo a la mitad del campo y servir para que Jay Rodríguez igualara a los 47 minutos.

Ello borró la ventaja que los Red Devils habían obtenido a los 18 minutos por medio de Paul Pogba, quien jugó de inicio apenas por segundo duelo consecutivo tras una larga inactividad por lesión.

El francés fue probablemente el mejor jugador del United en el primer tiempo.

De hecho, los visitantes marcaron tres veces antes del intermedio, pero dos fueron invalidadas, primero por un fuera de juego contra Maguire y luego por una falta apenas perceptible de Pogba.

El United cayó al quinto puesto, un punto detrás del West Ham, que se impuso por 1-0 sobre el Watford también el martes.

“Fue una noche frustrante para nosotros, porque debimos haber ganado este partido cómodamente”, reconoció Rangnick. “Anotamos tres goles en el primer tiempo, de modo que no puedo culpar al equipo por no tener un instinto matador ante el arco.

“Al final, simplemente fue cuestión de suerte. Un punto por una actuación así parece insuficiente”.

En la victoria del West Ham, fue clave el tanto de Jarrod Bowen en el segundo tiempo. Pero de lo que se hablará más fue de la inclusión de Kurt Zouma en la alineación de inicio tras difundirse en las redes sociales un video que lo muestra cuando patea y golpea a un gato.

“Sin reservas, condenamos las acciones de nuestro jugador”, manifestó antes el equipo. Añadió que Zouma se había disculpado.

Los seguidores del visitante Watford abuchearon incesantemente a Zouma cada vez que tocaba el balón. Corearon “RSPCA”, las siglas de la Real Sociedad para la Prevención de la Crueldad contra los Animales.

Watford cayó un peldaño, al penúltimo sitio.

En otro encuentro, Newcastle se impuso 3-1 al Everton para salir de la zona de descenso y colocarse cuatro puntos encima del Burnley.

Por su parte, Everton se está hundiendo hacia la zona de peligro. Sólo tres puntos lo separan del Norwich, que es antepenúltimo.