MADRID — El ataque del Real Madrid careció de la explosividad de otras ocasiones y el conjunto blanco firmó el sábado un 0-0 como anfitrión del Villarreal en La Liga española.

Pese al deslucido resultado, los Merengues mantuvieron la marcha invicta en el campeonato para llegar a 17 puntos, tres por encima del Sevilla, que ganó en la jornada, y del campeón Atlético de Madrid, que perdió.

“Es un poco amargo, al final en casa quieres ganar. Obviamente, si un rival directo pierde hoy quieres sumar tres puntos”, dijo el arquero belga Thibaut Courtois. “No hemos podido poner nuestra intensidad como el otro día contra el Mallorca (en un triunfo por 6-1) y por eso el punto nos sabe a poco”.

El “Submarino amarillo” también sigue sin derrota al facturar su quinta igualdad del curso para contar con ocho unidades en la 10ma posición.

Con 21 dianas, este Madrid lucía como el más goleador desde la temporada 1987-1988 con la legendaria “Quinta del Buitre” dirigida por el holandés Leo Beenhakker. Pero se topó con la pared defensiva del Villarreal y la figura que resaltó fue la de Courtois, con un par de atajadas que salvaron su arco antes del descanso.

El arquero belga primero evitó un tanto del holandés Arnaut Danjuma, desviando un disparo cruzado y abajo a los 12 minutos. Cuando corría la primera media hora volvió a aparecer para rechazar otro tiro de gol de Paco Alcacer.

Este partido de la séptima fecha fue el primero de la temporada en que el Real Madrid se va en blanco, a pesar de contar con los mejores goleadores del curso, el francés Karim Benzema (8) y el brasileño Vinícius Júnior (5).

Las mejores opciones merengues llegaron hasta la recta final con un cabezazo de Isco Alarcón y un remate de chilena del joven francés Eduardo Camavinga, que fueron contenidos por el arquero argentino Gerónimo Rulli.

Con este insípido empate —apenas el tercer 0-0 que tiene el equipo bajo el mando del italiano Carlo Ancelotti en sus dos etapas— el Madrid hilvanó 24 jornadas sin derrota en duelos de la Liga (17 triunfos y siete empates) luego de su último descalabro 2-1 en casa ante el Levante el 30 de enero.