El Real Madrid resbala en propia casa

by Mar 2, 2021

El Real Madrid volvió a las andadas en Valdebebas, donde buscaba su su sexta victoria consecutiva a costa de una Real Sociedad y se llevó un buen chasco. Logró un empate y gracias a que Vinícius logró el 1-1 en el 88 ante una Real que ya se veía con los tres puntos en el bolsillo. El empate le viene en el peor momento, cuando el domingo debe visitar al Atlético en el derbi del Metropolitano. Al sumar solo un punto tampoco los blancos pueden adelantar al Barcelona en la tabla, con el que ahora empata a 53 puntos.

Zidane optó por mantener el esquema que le sirvió para ganar al Atalanta en Bérgamo aunque con una variación importante. Isco siguió como cuarto centrocampista pero Mariano actuó como delantero centro, con lo que quien se quedó en el banquillo fue Vinícius, muy desacertado de un tiempo a esta parte y al final salvador de los suyos.

El Madrid dominó más el balón en el primer tiempo pero la Real, en cuanto podía, se iba para arriba con muchos efectivos por lo que el juego era vivo y entretenido. Los blancos elaboraron mejor fútbol que otros días, pero pagaron de nuevo su falta de pegada, su mal endémico desde la marcha de Cristiano, algo que se agudiza mucho más cuando no está Benzema, como era el caso. Mariano es un delantero tan voluntarioso como poco fino a la hora de finalizar. Nunca busca asociarse sino ir directo a portería y chutar a gol todo lo que le llega.

La Real Sociedad no inquietó a Courtois en toda la primera parte. El Madrid estuvo bastante más cerca del gol. La ocasión más clara llegó en un centro de Lucas Vázquez en el que Mariano superó a Gorosabel en el salto y cabeceó al larguero. La jugada siguió con un remate de Asensio que Le Normand desvió a córner sobre la raya. Remiro solo tuvo que intervenir con acierto una vez, para despejar un chutazo desde fuera del área de Modric.

La segunda parte empezó mucho mejor para la Real, que salió con una marcha más ante un Madrid sin chispa.

A diferencia de los blancos en el primer tiempo, equipo de Imanol Alguacil encontró pronto premio a su dominio. En el 55 centró al segundo palo Monreal y por ahí apareció Portu para cabecear muy bien un balón que alojó en la escuadra de Courtois. El Madrid llevaba cuatro partidos dejando su puerta a cero.

El gol donostiarra hizo reaccionar a Zidane, que introdujo un triple cambio. Retiró por completo a su delantera. Salieron Asensio, Mariano e Isco y entraron Vinícius, Hugo Duro y el recuperado Rodrygo Goes, uno de los cuatro lesionados de larga duración (dos meses fuera) que habían entrado en la convocatoria.

Los cambios le sentaron bien al Madrid que dio un voltaje superior a su juego. Enseguida Rodrygo se dejó notar por su banda y en el 63 Casemiro pudo empatar en una de sus típicas incorporaciones al ataque pero su cabezazo no encontró portería.