Un emotivo Karl-Anthony Towns reveló tras el partido que su equipo, los Minnesota Timberwolves, disputó a Los Ángeles Clippers, el primero que juega desde el pasado 13 de enero, que tuvo momentos muy difíciles tras contraer la covid-19, y “muchas noches de miedo”.

Towns, que jugó casi 31 minutos en su primer partido en casi un mes para anotar 18 puntos, 10 rebotes y 3 asistencias, explicó tras el encuentro contra los Clippers que “la covid no me ha tratado bien, para nada. Hubo mucha noches de miedo” en las que “los signos vitales no eran buenos”.

Difícil situación
Varios familiares del jugador de origen dominicano, incluida su madre, han fallecido a consecuencia de la enfermedad. Towns dijo que por una serie de condiciones y predisposición genética, así como la elevada carga vírica presente en su organismo, hizo que su situación fuese “muy seria”.

Durante el encuentro con los periodistas, Towns recordó con lágrimas en los ojos a su madre y reconoció que en los momentos más difíciles, que pasó sólo asilado en su casa, “me apoyé en mi fe, en Él”.

El pívot de los Wolves también se refirió a las personas que no quieren utilizar mascarillas para evitar la propagación de la enfermedad y recordó que es un gesto mínimo de solidaridad, especialmente cuando los trabajadores sanitarios tienen que llevar hasta cuatro máscaras para poder trabajar

“La gente se queja de llevar la mascarilla. Estos trabajadores están con gente moribunda y llevando cuatro mascarillas y ¿tú no puedes utilizar una? No seas vago, piensa en los otros”, declaró.