Los líderes olímpicos dirigieron su ira al presidente de la FIFA el sábado por su presión para organizar más ediciones de la Copa del Mundo, durante una reunión organizada por el Comité Olímpico Internacional en la que estudiantes tibetanos trataron de irrumpir en una protesta contra la realización de los Jugos Olímpicos de Invierno en Beijing.

El plan del presidente de la FIFA Gianni Infantino para llevar a cabo ediciones de la Copa del Mundo, tanto varonil como femenil, cada dos años en lugar de los cuatro habituales fue criticado previamente por el COI, que lo incluyó en el orden del día del debate anual de la “Cumbre Olímpica” de los organismos deportivos influyentes.

“Los asistentes expresaron graves preocupaciones por las propuestas de la FIFA para una Copa del Mundo bienal y el impacto en el calendario de eventos deportivos mundiales”, señaló el COI en un comunicado.

Antes de las acaloradas palabras dentro de la reunión virtual en la que estuvo presente Infantino, varios activistas del grupo Estudiantes por un Tíbet Libre intentaron entrar en la sede del COI.

La policía local fue llamada para ayudar a impedir el paso de los activistas, que seguían sentados en las puertas principales sosteniendo letreros, entre ellos uno con la frase: “Boicot a los Juegos del Genocidio” junto a un símbolo de los aros olímpicos.

Los grupos a favor del Tíbet son parte de una alianza más amplia de activistas que avivan la oposición a los Juegos Olímpicos de Invierno que se llevarán a cabo del 4 al 20 de febrero por el historial de violaciones a los derechos humanos de China.