Quince meses después, el Southampton pasó un nuevo bochorno.

El equipo dirigido por Ralph Hasenhuttl cayó otra vez por 9-0. Y el Manchester United se mostró arrollador en Old Trafford para igualar el mayor margen de victoria registrado desde que la Liga Premier comenzó a disputarse con ese nombre en 1992.

Ha habido otros dos partidos que han finalizado con ese marcador. Y Southampton fue el equipo humillado en uno de ellos, al caer 9-0 como local ante Leicester en octubre de 2019.

El otro involucró también al United, que trituró 9-0 al Ipswich en 1995.

“¿Qué puedo decir? Es horrible”, reconoció Hasenhuttl. “Pero nos levantamos de aquel primer 9-0 y tenemos que hacerlo de nuevo”.

Southampton provocó su propia debacle, al hacer que le expulsaran a dos jugadores. La primera tarjeta roja se mostró apenas a los 82 segundos, cuando el volante Alexandre Jonkewitz, de 19 años y quien disputó su primer cotejo de inicio en la Premier, cometió una dura falta sobre Scott McTominay, levantando los tacos a la altura del muslo de su rival.

El United alcanzó en puntos al Manchester City, que lidera la liga sólo por diferencia de goles.

Aaron Wan-Bissaka, Marcus Rashford y el uruguayo Edinson Cavani marcaron después de un autogol de Jan Bednarek, para que el Man U se fuera al descanso con una ventaja de 4-0.

Anthony Martial reemplazó a Cavani para el segundo tiempo y terminó marcando en dos ocasiones, la primera a los 69. Scott McTominay hizo el 6-0 dos minutos después.

“Es fácil quitar el pie del acelerador, pero no queríamos hacer eso”, dijo Rashford. “Seguimos en el segundo tiempo igual que en el primero”.

A los 86 minutos, el momento en que Bednarek fue echado por golpear a un Martial que estaba ya caído. Southampton perdía ya por 6-0 y se esforzaba por evitar una mayor humillación.

No lo consiguió.

Bruno Fernandes convirtió el penal resultante. Otro par de goles, de Martial y Dan James endilgaron al Southampton el marcador vergonzoso que había sufrido ya.