A pesar uno de los talentos jóvenes más importantes en la NFL, la carrera de Deshaun Watson está en vilo debido a las acusaciones de violencia sexual que 22 mujeres sostienen contra el pasador. Por el momento, se espera que dichos problemas extradeportivos afectarán de manera inmediata su carrera.

De acuerdo con un reporte de ESPN, diferentes círculos de la NFL creen que debido a las demandas en contra de Watson, todas gestionadas por Tony Buzbee, el producto de Clemson no jugará la temporada 2021.

La situación laboral de Watson se complica aún más al considerar que en enero de 2021, previo a que se interpusieran los recursos legales, Deshaun solicitó a los Texans su salida por la vía del canje. Con esta puerta abierta, se reportó que ocho equipos buscaron al QB.

Renovación total

En medio del escándalo de Watson, los Texans emplearon su primera selección del draft (un pick de tercera ronda, producto de un canje con los Dolphins acontecido en 2019) para reclutar a David Mills, procedente de Stanford.

Al respecto de la decisión en el draft, Nick Caserio, gerente general de Houston, indicó que reclutaron al pasador de 22 años para tener un sólido cuerpo de pasadores y crear competencia ─sus declaraciones dejan entrever que se preparan para trabajar sin Watson por un tiempo considerable.