El fichaje de Andre Drummond por los Lakers devuelve cierto favoritismo a los campeones pero también va a generar un impacto importante en la plantilla. No estamos hablando de un veterano que viene a ayudar, se trata de un jugador que quiere al menos 30 minutos por noche y eso es lo que le han ofrecido para ficharle.

Y si Drummond es el pívot titular de los Lakers y juega 30 minutos por partido, como poco, el principal afectado es Marc Gasol, que pierde su condición de titular y verá reducidos sus minutos de acción y su importancia en la plantilla. Pero la situación puede ser peor. Cuando LeBron James y Anthony Davis estén de vuelta y a medida que se acerquen los Playoffs, los minutos para el español pueden reducirse todavía más. Habrá un atasco y él está al final de la cola.

Las informaciones que se manejan en Los Ángeles es que Marc Gasol podría optar por la salida del equipo antes de ser arrinconado. Pero para eso deberá utilizar la misma vía de salida que utilizó Drummond en los Cavs o LaMarcus Aldridge en los Spurs: un buyout. Si Marc quiere ser libre, tendrá que comprar su contrato. Al español le resta lo que queda de esta temporada por la que percibirá 2,5 millones de dólares, y la siguiente, 2,7 millones.

Si se produce el buyout, Marc quedaría libre y podría elegir destino, quizá incluso otro candidato con más opciones de juego. Y los Lakers liberarían un hueco en su plantilla dejando ir a un jugador en el que, según las mismas fuentes, habrían perdido su confianza.

El entorno de Drummond asegura que, a pesar de la inactividad del jugador, el pívot está en plena forma y con muchas ganas. Y es obvio que, cuantos más minutos para el de los Cavs, menos para Marc y para Montrezl Harrell, el otro afectado por la llegada de Andre pero que aún cuenta en los planes del equipo.