Anoche se sucedieron las malas noticias para los Mavericks en la sorprendente victoria de Sacramento ante Dallas. Además de haber perdido la oportunidad de consolidar su puesto en la Conferencia Oeste, sufrieron la expulsión de Luka Doncic, por doble técnica.

Esta expulsión, que supone la decimocuarta y decimoquinta técnica de Luka esta temporada, conlleva que el esloveno se quede al borde de la suspensión automática. La NBA estipula que tras recibir 16 faltas técnicas, el jugador será sancionado con un partido.

El encuentro, que se calentó rápidamente en los minutos finales, vio como los árbitros se convertían en protagonistas sin quererlo. Rick Carlisle también recibió una falta técnica en el último tramo del partido, aunque pudo acabarlo.

Según el acta del encuentro, la primera técnica de Doncic llegó por gritarle al árbitro, en protesta por una falta en ataque pitada sobre el esloveno.

La segunda técnica fue por lanzar la pelota a lo largo de la pista en clara muestra de su frustración tras una decisión arbitral.

Doncic, que ha tenido problemas con las técnicas a lo largo de todo el año, deberá tener cuidado de aquí a final de temporada regular para evitar la suspensión de la liga si quiere ayudar a los Mavericks a mantener sus opciones de playoff.