La urgencia que demostraron los Mavericks no fue la misma que la de los Heat. El equipo de Rick Carlisle, inmerso de lleno en la lucha por evitar el séptimo puesto que te obliga a disputar el play-in, se impuso de forma nítida a Miami con una parte central del partido espectacular: 68-38. Una diferencia de 30 puntos que compensó de forma clara el buen inicio local (39-30) y dejó en nada la tardía reacción del último cuarto, cuando los texanos solo se dedicaron a ralentizar una ventaja que les acabó dando, en última instancia, la victoria. Y, de nuevo, el mejor fue Luka Doncic, que en esta ocasión no logró números despampanantes pero se fue a 23 puntos, 12 rebotes y 8 asistencias en una actuación más que correcta, cimentada en un buen 8 de 15 en tiros de campo y un gran 5 de 10 en triples. Y todo, claro, sin disputar el último cuarto, algo que le evitó Rick Carlisle de cara a conseguir cierta frescura de su estrella para lo que viene, siete partidos a cara de perro que decidirán la posición definitiva que sus pupilos ocuparán en la clasificación y, más importante aún, si ese puesto no será el séptimo, al que ahora mismo pueden acceder tres equipos y en el que solo se quedará uno.

A pesar de la buena actuación de Doncic, el esloveno no fue esta vez el máximo anotador del encuentro. Ese honor correspondió a Tim Hardaway Jr, un hombre con un talento inequívoco pero cuyo hype pudo ser temporal, primero en los Knicks y el año pasado, ya en los Mavericks. Sin embargo, sigue mostrando ramalazos de buen juego y endosó 36 puntos a Miami en una serie de lanzamiento espectacular, que incluyó un 13 de 24 en tiros de campo y, sobre todo, un increíble 10 de 18 en triples. El lanzamiento exterior fue lo más destacado para el equipo texano más allá de la defensa, cimentada en los dos periodos intermedios, en los que dejaron a sus rivales en 15 y 23 puntos respectivamente. Los Mavericks lanzaron con un 22 de 48 desde el exterior, una cifra que contrasta con la irregularidad de otros partidos y que acabó de martillear la triste imagen de los Heat, que en el segundo periodo anotaron 4 de 22 en tiros de campo y 1 de 11 en triples.

Los Heat, por su parte, no jugaron con la sensación de estar jugándose, al igual que Dallas, el séptimo puesto del play-in. De momento van sextos, a un partido de los Hawks y con medio de ventaja sobre los Celtics. Y están jugando una temporada igual de pírrica (para haber sido finalistas el año pasado) que sus más inmediatos perseguidores, por lo que es imposible predecir qué pasará de aquí a un final de regular season para el que no falta nada. En el equipo de Erik Spoelstra hubo hasta cinco jugadores con dos dígitos, y destacó Bam Adebayo ante la ausencia, otra vez, de Jimmy Butler, con el que sigue de baja Tyler Herro; 11 puntos, 9 rebotes y 11 asistencias para el pívot, que está ejerciendo cada vez mejor sus consabidas capacidades para la distribuición y promedia más de 5 asistencias por duelo este curso, y más de 6 en los últimos ocho partidos. Además, 19 puntos de Goran Dragic, otros 19 de Duncan Robinson, 18 del veterano Trevor Ariza… pero poca cosa para un equipo con bajas clave que ve con muchas dudas el inicio de unos playoffs en los que, jugando así, podría despedirse en primera ronda.

A Miami le queda jugar con Wolves, Sixers, Bucks y Pistons. Y, justo después de encontrarse con Minnesota, disputará dos encuentros ante los Celtics que decirán, probablemente, quién se queda en el séptimo puesto y quién se salva del mismo, un premio menor para dos equipos con aspiraciones infinitamente mayores hace unos meses. El calendario de los Mavs es bastante favorable: dos choques ante los Cavaliers, Grizzlies, Pelicans, Raptors y Timberwolves. Es decir, mucho rival teóricamente inferior y también un exceso de equipos que no se juegan nada o casiSi no comenten los mismos errores que en la inopinada derrota ante los Kings (con Doncic expulsado, recordemos), no deberían tener problema para triunfar en la lucha por evitar el play-in. Ahora mismo van quintos y en primera ronda jugarían ante unos Nuggets sin Jamal Murray, una misión complicada por el gran nivel de Nikola Jokic, pero no imposible. Y, teniendo en cuenta que los tres primeros son Suns, Jazz y Clippers, parece que los Lakers también van a apretar mucho por esa posición. Todo en un puño a unos pocos días para el final. Veremos.