DANI ALVES: “El mundo del fútbol es muy hipócrita. La fama es una mierda. Yo de pequeño practicaba mi firma porque soñaba con ser famoso, ser importante y dar autógrafos. Pero esa era la mentalidad propia de la inocencia de un niño. Realmente, no tenía ni idea de lo que significaba. Ahora que soy famoso, me he dado cuenta que las personas famosas son mal vistas. El fútbol trae envidia, hipocresía y falsas amistades.El dinero es un mal necesario, que te deja comprar momentos y cosas bonitas. Pero… ¿la felicidad? Eso no es una cuestión de fama y dinero, más bien lo contrario. Si eres famoso la gente empieza a señalarte y a decir: ‘Mirá, mirá, ahí está ese tipo famoso’. La gente cree que la vida que llevo, obtener mucho dinero, es la razón por la que soy feliz. No es así. Era más feliz cuando vivía en el campo con mi padre. ¿Por qué? Porque no sabía cuán prostituido está el mundo”.