Rafa Nadal debutará la próxima semana en el Open de Australia 2021 contra el serbio Laslo Djere en un inicio complicado dentro de un cuadro difícil. Será, además, un estreno histórico para el español, aunque no en el mejor sentido de la palabra. Por primera vez en la última década, el de Manacor arranca este primer Grand Slam del año fuera del podio de favoritos según los pronósticos. Nadal inicia como cuarto candidato.

Por delante del español en las previsiones de Betfair está Djokovic, aspirante a llevarse su noveno torneo en Melbourne, tercero consecutivo tras los triunfos de 2019 y 2020. La cuota del serbio es de 2.4, lo que indica que es muy favorito.

Por detrás del tenista de Belgrado, Daniil Medvedev con una cuota de 5€ por euro apostado y Dominic Thiem, el finalista del curso pasado, con una cuota de 6.0. Nadal emerge en cuarta posición, con una cuota de 6.5, lejos, muy lejos de las opciones que se le dan a Djokovic y por primera vez en la década fuera de los máximos candidatos.

Nadal, un fijo en las quinielas desde 2010

En los pronósticos de Betfair, Nadal siempre había estado al menos entre los tres primeros favoritos desde 2010. La mayoría de las veces a la sombra de Djokovic (favorito en las ocho últimas ediciones) y de un Federer que siempre emergía como segundo candidato hasta que entre 2017 y 2020 Nadal le quitó ese privilegio.

Sí, hace un año Nadal comenzó el torneo en el segundo escalón de los favoritos de Betfair con Medvedev reemplazando al lesionado Federer como tercera opción. Ahora el destronado es Nadal, aunque aún hay margen para la esperanza española.

El caso de 2009… y la ilusión de Djokovic

Nadal sólo ha ganado en Australia en una ocasión. Sucedió en 2009 y entonces el español arrancó el torneo con una cuota similar a la actual, de 5€ por euro apostado.

Pero es que entre los motivos para la esperanza del español también está su máximo rival. La primera vez que Djokovic se coronó en Melbourne, en 2008, lo hizo arrancando el torneo lejos de la cabeza de favoritos y con la misma cuota (6.5) que ahora tiene Nadal. Hay margen para la machada.

Garbiñe, con mejores opciones que hace un año

Entre las mujeres, los pronósticos son más complicados por la volatilidad de un circuito en el que hay muchas favoritas, pero ninguna con la rotundidad que suele suceder en el cuadro masculino. La española Garbiñe Muguruza, finalista el curso pasado, aspirará a sumar su tercer Grand Slam con una mala cuota de partida. Se paga a 13€ por euro apostado que venza el título.