AS- Lo que ocurrirá con Cristiano es la gran pregunta de este final de mercado de fichajes. Desde hace dos meses el portugués ha dejado claro de todas las maneras posibles que ha decidido cambiar otra vez de aires, y lo que ha ocurrido hace un año en la Juventus desmuestra que, hasta que la sesión esté abierta, con CR7 y Mendes nunca hay que decir nunca. El equipo que más ha sido vinculado con el portugués, en los últimos tres días, ha sido el Nápoles. Los azzurri llevan desde el comienzo del mercado entre los posibles destinos del exmadridista y la hipotesis de este fin de semana fue una enorme operación que involucrara también a Victor Osimhen, punta de 23 años. Los sureños habrían aceptado dejar salir al nigeriano a cambio de 100 millones, más la cesión o el traspaso de Cristiano, aunque con un sueldo muy reducido respecto al que percibe este año (que ronda los 17 millones netos). El propio Luciano Spalletti reconoció dos veces que este escenario no era imposible, porque un jugador como Osimhen “siempre está en el mercado” y “entrenar a Cristiano es algo que contarías toda la vida”.

Roberto Calenda, agente del ex del Lille, publicó en sus redes sociales que el delantero “quiere jugar la Champions League en Nápoles”, una señal que aumentó el pesimismo sobre la operación. Después, además, la incorporación de Antony supuso por el United un gasto que ronda los 100 millones, y parece improbable que, antes del jueves, los Red Devils puedan volver a desembolsar esa enorme cantidad. Jorge Mendes, de todos modos, sigue moviendo los hilos sin pausas. Sin la salida del nigeriano, lo más probable es que la opción Nápoles sea inviable y que habrá que volver a sondear otros caminos. Entre ellos está el del Chelsea, que ha vuelto a sonar a pesar del supuesto ‘no, gracias’ de Tuchel. En Inglaterra afirman que los Blues podrían volver sobre la bocina a por el delantero, que, de esta manera, disputaría su deseada Champions en un equipo que, además, aspira a ganarla. El Nápoles, por su parte, espera novedades desde Mendes, con el que trabaja también para incorporar a Keylor Navas como agente libre. El tico debe primero encontrar un acuerdo por su finiquito con el PSG que, a su vez, espera a lo largo de mañana cerrar la venta de Paredes a la Juventus y formalizará la llegada de Fabián.