Cristiano no está acabado

by Aug 18, 2021

Lo malo de la desesperación es que se huele de lejos. Hay que ser un maestro en la promoción para asegurarte de que tu nombre sigue sonando en los lados que cuentan y a la vez no parecer un saldo en liquidación. Hay algo triste en todo lo que está rodeando estos días a Cristiano Ronaldo y puede que sea que toda este especie de histerismo por vincular su nombre a cualquier equipo grande parece apuntar un declive que apenas es tal. Por supuesto, Cristiano ya no es el dominador de la Champions que fue durante cuatro años y no va a marcar más de 40 goles por temporada… pero hablamos de un hombre que ha marcado 81 goles en 97 partidos en la Serie A. Si tuviera 23 años, todo el mundo estaría ofreciendo millonadas por él. El problema es que tiene 36 y un sueldo desorbitante.

Que la Juventus no quiere seguir pagándole ese sueldo está claro. Que Cristiano Ronaldo quiere seguir su carrera en un equipo de élite, también. Hasta ahí no hay nada raro, nada escandaloso. Puro mercado. El problema es la manía del entorno de Cristiano Ronaldo de hacerlo todo público. Al poner el nombre de su amigo o cliente en todos los mentideros, al empeñarse en recordarnos un nombre que ninguno habíamos olvidado, acaban sobrecargando la marca, como esos eventos de Facebook que se empeñan en anunciarse por todos lados cuando tú ya tenías ganas de ir de todas maneras..

Ha sido un error grotesco y habría que saber en cuánto ha colaborado el propio Cristiano, es decir, habría que saber si es él el que le dice a Edu Aguirre: “Oye, di que Ancelotti me quiere para el Madrid” o si es uno de los satélites de Jorge Mendes el que se acerca al periodista -o lo que sea- y le pide que dé una exclusiva que todos saben que es falsa. Es cierto que lo que nadie podía esperar es que, menos de quince horas después de filtrar interesadamente el interés, venga Carlo Ancelotti y te lo desmienta. Si Ancelotti tuviera que dedicarse a desmentir la llegada de cada jugador que se vincula al Madrid, no descansaría el pobre hombre. Se ve que forma parte de la nueva política de comunicación del club, empeñados en sacar desmentidos oficiales incluso de portadas de Mundo Deportivo.

En cualquier caso, hay que insistir, estas filtraciones sin recorrido no potencian la marca sino que la erosionan. Cuando Cristiano salió el otro día a Instagram a decir que no puede permitir que se utilice su nombre de esa manera, tiene toda la razón del mundo. Entre otras cosas porque volvemos a los errores de siempre: si tienes algo importante que decir, como le pasó a Florentino Pérez con la Superliga, no dejes tu mensaje en manos de “El Chiringuito”. Cristiano Ronaldo está muy por encima de Josep Pedrerol y de Edu Aguirre, por muy amigos que sean fuera de los micrófonos. Si quieres lanzar una campaña para colocar a quien sea en el foco de los medios, que esos medios no sean los del Loco Gatti y Tomás Roncero. Déjaselo a la gente que tiene credibilidad y un nombre ganado a lo largo de los años.