Ganó, pero con cierto sufrimiento pese al 5-2, el Barça al Getafe y se lanza a por el Atlético en LaLiga. El conjunto azulgrana sufrió en exceso después de la euforia de la Copa, tapada por la chapuza de la Superliga. Competición que no la jugaría el Getafe. O difícilmente. El conjunto azulón, fiel a su estilo hosco, hizo sudar al Barça después de toparse con una oportunidad que ni ellos mismo esperaban, pese a un notable primer tiempo barcelonista, con doblete de Messi. Un autogol de Lenglet puso en juego al Getafe en la primera parte y otro gol en propia de Soufian deshizo un momentáneo empate. El Barça se durmió en el segundo acto y casi lo paga caro: un penalti de Araujo, marcado por Enes Unal, aportó intriga hasta que el propio uruguayo marcó de cabeza. Griezmann, de penalti, completó la goleada con un penalti que él mismo había forzado. Igualdad en autogoles, en penaltis… pero no en goles ni en juego.