EFE- Las Chivas están por firmar uno de los peores arranques en su historia en la modalidad de torneos cortos. El empate a uno contra Atlas en el Clásico Tapatío fue la gota que derramó el vaso y lo que orilló a los jugadores rojiblancos a dar una conferencia de prensa pidiendo desesperadamente el apoyo de su afición y respaldando a su técnico, Ricardo Cadena.

Queremos decirles que no nos abandonen, de verdad los necesitamos porque hoy marcó (la afición) la diferencia” dijo un Fernando Beltrán desesperado y con la cara larga, al igual que sus compañeros. A manera de agradecimiento, el Nene anunció que la taquilla para el juego contra Rayados sería gratis. Hasta él sabe que nadie quiere pagar por verlos.

Pero, ¿de qué sirven estos discursos o regalos si no hay herramientas que puedan respaldarlos en el terreno de juego?, de nada. Hoy las Chivas están sumergidas en la parte más baja de la tabla con 6 puntos de 24 posibles (aún no han conseguido ganar), y se han afianzado como la peor ofensiva del Apertura 2022, solamente han producido 5 anotaciones en 8 jornadas.

Tiene muy poco sentido, o validez, que los jugadores quieran afirmar que revertirán la racha negativa con el apoyo de las personas; si ellos, figuras que juegan y que entrenan diariamente, no pueden cambiar la propia inercia dentro del campo, cómo sería posible que con el aliento de su gente metan más goles o reciban menos.

El fútbol guarda maravillas, pero ningún equipo ha ganado un partido porque la gente grite más, y si lo han hecho, es porque seguramente cuentan con mejores condiciones de las que tiene Guadalajara en la actualidad.

El registro que lleva el Rebaño podría empeorar y con ello alcanzar la peor racha de juegos sin ganar en toda la historia del club en torneos cortos. La peor marca la mantiene el plantel que disputó el Verano 1998, cuando consiguieron una victoria hasta la jornada 10, sumaron 5 derrotas y 4 empates. Ahora, las Chivas de 2022 tienen dos oportunidades más, contra Rayados y contra Necaxa. De no ganar se podrían considerar “las peores de la historia”.

La frustración en los jugadores de Guadalajara es evidente. (Foto: by Alfredo Moya/Jam Media/Getty Images)
La frustración en los jugadores de Guadalajara es evidente. (Foto: by Alfredo Moya/Jam Media/Getty Images)

El conjunto rojiblanco no es el mejor plantel de la Liga MX, pero tampoco es uno de los peores. Sí tienen material para estar, al menos, dentro de los 10 primeros, pero su rendimiento los ha colocado en la penúltima posición; a ello se suma que su inercia negativa ha contaminado hasta a sus figuras más sobresalientes, como Alexis Vega, quien apenas ha producido 1 gol y 2 asistencias en la presente campaña.

Ya no sirve de nada hablar más, nos sentimos apenados, frustrados y dolidos con la afición. El cuerpo técnico ya habló demasiado, ahora nos toca a nosotros expresarnos. Creo que la afición se entregó al máximo a pesar de los malos resultados que les hemos entregado”, aseveró Isaac Brizuela en conferencia de prensa.

Alexis Vega, la figura del club, poco ha podido hacer para mejorar la situación en el equipo. (Foto: Alfredo Moya/Jam Media/Getty Images)
Alexis Vega, la figura del club, poco ha podido hacer para mejorar la situación en el equipo. (Foto: Alfredo Moya/Jam Media/Getty Images)

La consciencia por el mal momento existe, pero los juegos no se ganan a través de palabras, y mucho menos se triunfa con caras tristes. Sí, para algunos podrá ser reconfortante que sus “ídolos” salgan y muestren la famosa vergüenza deportiva, pero para otros, esos son discursos al viento que no sirven y que incluso pueden ser meramente “un show”, lo importante es que ganenHasta la afición más fiel se cansa de falsas promesas.

Jesús Chapito Sánchez fue otro de los jugadores que habló, sin embargo, el eco de sus declaraciones no llegó muy lejos. Lo captaron riéndose en esa misma conferencia y un sector de la hinchada no dudó en reprocharle la actitud, pues parecía “poco dolido” en realidad.