Saúl ‘Canelo’ Álvarez tiene pie y medio fuera de México. El boxeador mexicano se está pensando seriamente cambiar de forma definitiva su residencia y establecerse en Estados Unidos ante la inseguridad que se vive en su país y que él vivió en sus propias carnes cuando en 2018 uno de sus hermanos fue secuestrado, tal como ahora ha recordado en una entrevista que ha concedido al periodista estadounidense Graham Bensinger.

“Hay demasiadas inseguridades, por eso ya no estoy más aquí en México, porque hay demasiada inseguridad. Para mí y para mi familia mucho más. Es demasiada inseguridad y el gobierno no se preocupa por eso, se preocupa por otras cosas”.

Ha recordado el secuestro que sufrió su hermano en 2018, que él mismo negoció con los secuestradores y que no puso en conocimiento de la policía mexicana, en un año en el que se midió ante Gennady Golovkin (en el mes de septiembre) y Rocky Fielding (en el mes de diciembre), rivales a los que acabó superando en el ring. “Di entrevistas y nunca se supo nada. Cuando me ven todos ahí piensan que es muy fácil, pero nada es fácil en esta vida”.

Además, el púgil de Guadalajara (Jalisco) ha criticado que el boxeo no cuenta con un mayor apoyo del gobierno mexicano, ya que a su juicio es el deporte “que más gloria ha dado a México”.

Hay demasiada inseguridad y el gobierno no se preocupa por eso, se preocupa por otras cosas

Desde que el presidente Andrés Manuel López Obrador asumiera el cargo en México hace año y medio el promedio de personas asesinadas en México es de unas cien al día.

Centrado en su combate ante Saunders

Saúl ha concedido esta entrevista en el sprint final de su preparación para medirse el próximo 8 de mayo a Billy Joe Saunders en el AT&T Stadium de Arlington (Estados Unidos), la que para muchos es una de las grandes peleas del año. En juego, tres títulos del supermedio. Será el segundo combate del púgil mexicano tras el realizado ante Avni Yildrim el pasado mes de febrero.