Cabrera decidido a seguir poniendo su sello en los Yankees

by Oct 13, 2022

MLB- Uno de los momentos más destacados de la victoria de los Yankees sobre los Guardianes en el Juego 1 de la Serie Divisional de la Liga Americana el martes fue una tremenda atrapada de Oswaldo Cabrera en el jardín izquierdo.

Abriendo el cuarto episodio, el bateador designado de Cleveland, Will Brennan, conectó un elevado por el jardín izquierdo. Por encima de la pared en territorio foul, el venezolano Cabrera hizo una estelar atrapada, a la vez que le “robó” la pelota a un fanático que al final le devolvió al novato su gorra.

En los primeros meses de la temporada del 2022, cuando Cabrera se ausentaba de Triple-A Scranton/Wilkes-Barre por una lesión en un hombro, era difícil imaginar al oriundo de Guarenas teniendo esta clase de protagonismo en los playoffs con los Bombarderos del Bronx. Pero debido a las lesiones de Matt Carpenter, Andrew Benintendi y DJ Lemahieu, más el bajo rendimiento de Aaron Hicks, aquí está Cabrera, poniendo de su parte como jardinero izquierdo del equipo.

“Sólo trato de estar ahí. Simplemente respirar”, dijo Cabrera el miércoles. “Es el mismo juego. Nada ha cambiado; simplemente hay más gente en las gradas, pero es el mismo juego”.

Es bastante lo que ha cambiado para Cabrera. Tras apenas 47 juegos a nivel de Triple-A, el joven de 23 años se ha convertido en una pieza íntegra de unos Yankees que buscan su primer título de Serie Mundial desde el 2009. Un infielder natural, Cabrera había jugado en apenas cuatro partidos como guardabosque en liga menor antes de subir al equipo grande de Nueva York a mediados de agosto.

Sin embargo, no sólo se ha visto más que aceptable como defensor en los jardines — tuvo un out por encima del promedio (OAA de Statcast) en el bosque derecho en la recta final de la campaña regular — sino también puso de su parte al bate, con línea de .318/.411/.635 (OPS de 1.046), cinco dobles, cinco jonrones y 11 empujadas en sus últimos 19 choques de la temporada.

“Vemos con buenos ojos cómo es él como persona”, dijo el manager de los Yankees, Aaron Boone. “Nos sentíamos cómodos sabiendo que al menos había hecho algo de trabajo en los jardines (en las prácticas en liga menor), aunque no era mucho en los mismos juegos. Veíamos que se mueve allí de manera natural y cosas así”.

Ahora el traslado es al jardín izquierdo, con Aaron Judge en el bosque derecho y Harrison Bader en el central, para maximizar la defensa de Nueva York (aunque Bader aportó un cuadrangular también el martes). Y ya se vio cómo se manejó Cabrera con el elevado de Brennan, en una posición prácticamente nueva.

“Me estuve preparando (en liga menor), haciendo los ajustes, ese tipo de cosas”, explicó Cabrera sobre su trabajo en los jardines antes de ser subido. “Simplemente trato de ayudar al equipo en lo que sea que vaya a hacer. Ofensiva, defensiva. Trato de hacer las cosas que vayan a ayudar al equipo a ganar. Me siento bien con eso”.

La aceptación y la confianza brindadas por Boone y los veteranos de los Yankees han sido algo crucial a esta altura del año para Cabrera, quien pretende seguir poniendo de su parte en el mayor escenario de Grandes Ligas con la franquicia más icónica del béisbol.

“Eso significa mucho, desde que llegué”, dijo Cabrera. “Desde el primer día, me brindaron eso de que soy parte del equipo. Eso me puso contento y me hizo sentir que podía jugar con mucha confianza”.