Pese a las dos muestras positivas de una sustancia prohibida por la VADA, el CMB dejó de lado su “boxeo limpio”, ignoró a la VADA, se amparó en las reglas de otra comisión antidoping y Oscar Valdez, esta libre, defenderá su titulo y no tendrá sanción.

La insólita e increíble decisión es una suerte de ‘condición franquicia”, o sea una medida tomada de los pelos que no tiene explicación, que le pasa por arriba a sus propios estatutos, que deja sin razón de ser al invento del programa ‘Boxeo Limpio” y avergüenza al papel que cumple la VADA con su ‘programa voluntario”. También la decisión se asemeja punto por punto a la que tomaron aquél día en que salieron al rescate de Saúl ‘Canelo’ Álvarez, también esa vez interpretando un reglamento de la WADA (Agencia Mundial Antidopaje – AMA) por encima de la VADA para cambiar los límites permitidos de clembuterol en la sangre de los boxeadores mexicanos.

En este video editorial está nuestro punto de vista tras la triste decisión para la ética del boxeo que termina de adoptar el Consejo Mundial de este deporte. Su credibilidad parece seguir cayendo al abismo aunque cabe preguntarse si realmente eso les importa. Como también debemos preguntarnos si para el CMB es importante proteger aquello que significa como institución y no como una simple agencia de recursos para determinados púgiles, equipos o promotores.