El mundo de la gimnasia artística se quedó en vilo después de que Simone Biles se retirara tanto de la final por equipos como de la individual. A través de un comunicado, la Federación de Gimnasia Artística de Estados Unidos explicaba que la joven “se ha retirado para centrarse en su salud mental”. “Apoyamos de corazón la decisión de Simone y aplaudimos su valentía por priorizar su bienestar. Su coraje demuestra, una vez más, por qué es un modelo para tantos”, concluía el escrito. 

Ante la prensa, la gimnasta quiso explicar los motivos que la habían llevado a tomar esta dura decisión: “Debo hacer lo que es bueno para mí y concentrarme en mi salud mental”. Ahora, unos días después, la propia Biles se ha dirigido a su cuenta de Instagram para expresar al detalle qué sensaciones tiene cuando se sube al tapiz. 

Simone ha preguntado a sus más de seis millones de seguidores qué preguntas tienen sobre sus “giros”, para empezar diciendo que “desafortunadamente sigue teniéndolos”. “Literalmente no puedo distinguir entre arriba y abajo. Es el sentimiento más loco de todos. No tener ni una centímetro de control sobre tu cuerpo“, escribe. 

Sobre si es peor en según qué aparato, Biles ha relatado que “antes de los Juegos sólo me había sucedido en el ejercicio de salto y suelo, los dos que dan más miedo. Aunque ahora es literalmente en todos”. 

“Es petrificante intentar hacer un ejercicio y no tener tu cuerpo y tu mente sincronizados. No es divertido tener que lidiar con ello“, ha continuado. Para acabar expresando que para recuperarse “desafortunadamente varía con el tiempo”.