El Bayern recibe el sábado al Borussia Dortmund en una nueva edición del clásico alemán en que el liderato de los bávaros está en juego, con el RB Leipzig solo dos puntos por debajo en la clasificación.

El Leipzig jugará tres horas antes que el Bayern, a domicilio ante el Friburgo, y puede alcanzar provisionalmente el primer lugar lo que pondría bajo presión al Bayern. El Dortmund, por su parte, pretende recortar distancias para volver a la zona de la Liga de Campeones que tiene tres puntos por encima.

Tanto el Bayern como el Dortmund llegan al clásico en medio de rachas positivas. Desde el triunfo en la Liga de Campeones ante el Sevilla, el Borussia ha contado sus partidos por victorias y lo mismo puede decirse del campeón de Europa desde la victoria ante el Lazio.

El Dortmund llega con la baja importante de Raphael Guerreiro. En el Bayern, Benjamin Pavard ha abandonado la cuarentena por coronavirus y ya volvió a entrenar con el equipo pero es posible que el partido llegue demasiado pronto para él.

Esto último implica que es bastante probable que Niklas Süle vuelva a jugar como lateral derecho, posición en la que ha cumplido en los últimos partidos.

Los otros casos de covid 19, Javi Martínez, Leon Goretzka y Thomas Müller, ya han reaparecido. Goretzka incluso fue titular en el partido anterior contra el Colonia.

El plan para el sábado es que Müller vuelva a la formación titular, para lo que ha hecho sesiones adicionales de entrenamiento para estar en plena forma, después de que ante el Colonia jugase la última media hora.

La jornada la abre mañana un duelo entre los dos últimos de la clasificación: el Schalke y el Maguncia.

Mientras que el Schalke está prácticamente desahuciado, está nueve puntos por debajo de la zona de permanencia, el Maguncia todavía tiene motivos para la esperanza. Solo está un punto por debajo de las casillas de la salvación y además el juego del equipo ha sido prometedor, mientras que no puede decirse lo mismo del conjunto de Gelsenkirchen.