Estados Unidos empieza a tener un problema. Sólo son amistosos y les faltan los jugadores que están en las Finales NBA, Booker, Holiday y Middleton, para tener el equipo al completo que competirá en los Juegos Olímpicos, pero ya van dos avisos, no es flor de un día. En la misma jornada, además, Nigeria también demostró que la victoria frente a los norteamericanos fue merecida al cargarse también a Argentina y por 94-71. Pero los que empiezan a hiperventilar son los estadounidenses y no sólo los que están dentro de la burbuja del equipo, también una afición que ve que son ya dos derrotas al empezar la gira de preparación. Australia plantó su bandera en Las Vegas y venció 83-91 al Dream Team.

De nuevo el conocimiento del rival, con muchos jugadores de la NBA, pudo con el conocimiento de los americanos del baloncesto internacional. Los que más presencia en la Liga tienen ahora mismo, Patty Mills (22 puntos) y Joe Ingles (17 puntos), fueron los mejores de los Boomers. Asumieron muchísimos tiros, 34 entre los dos y metiendo sólo 14, lo que quiere decir que el plan estaba bien trazado con los que más daño podían hacer. Matisse Thybulle (12), de los Sixers, y el exACB Chris Goulding (11) también llegaron a la decena. En Estados Unidos el máximo encestador fue Damian Lillard, con 22 tantos

Australia pudo desarrollar el juego como quiso y acabó en el registro perfecto de acierto en los lanzamientos: 50-40-90. Estados Unidos perdió la batalla del rebote y achicó poco, permitiendo tal acierto de los contrincantes. 

De los nueve fijos en el cuadro de Popovich jugaron ocho, a excepción de un Kevin Love que no vio minutos en pista, y participaron adicionalmente Keldon Johnson (Spurs) y Darius Garland (Cavaliers), del ‘select team’. 

El control ejercido en la primera parte no hacía presagiar otro naufragio. Anotación alta en el primer cuarto, 27, y un +9 con el que marcharse a descansar. En el tercer cuarto la marea subió y ahogó a Estados Unidos, que dejó de defender y lo pagó. 32 puntos encajados y encarando un último cuarto en el que los nervios crecían. Tenían que ganar. No lo hicieron. Con Durant exponiéndose muchos minutos llegaron al empate, 82-82, a falta de cuatro minutos. Australia anotó tres canastas tras ello y Durant erró un tiro libre, previa de lo que pasaría después: sequía absoluta, incluso con un triple de Tatum que no tocó ni aro, en 2:20. Ingles puso la guinda en la última jugada del partido. En los últimos 4:35 el Dream Team anotó la friolera de un punto, ese tiro libre antes mentado de K.D. 

Se empieza a indigestar el tránsito hacia los Juegos, que deben ser la tabla de salvación de Popovich en su segundo torneo como seleccionador, tras el desastroso Mundial de China. 

Es la cuarta derrota en cinco partidos seguidos para Popovich, que se enfrenta ya a críticas importantes después del batacazo del Mundial de 2019. Y el fin de semana llega la vigente campeona, España, en su último amistoso antes de los Juegos de Tokio. También es la segunda victoria seguida de Australia, que les ganó en 2019, sobre ellos. Nunca han perdido tres encuentros de manera consecutiva y llevan dos (algo que les ha pasado tres veces en toda la historia). 

Y empieza la tensión: ESPN, el medio más importante del país, califica como “indignidad” el final del partido y como “deslumbrante” la superioridad de Australia a la hora de ejecutar sus ataques; Gregg Popovich, cuestionado, se enzarzó en una agria discusión con Joe Vardon, periodista de The Athletic, en la rueda de prensa.