Los Milwaukee Bucks igualaron las Finales de la NBA ante los Phoenix Suns (2-2) y su estrella, Giannis Antetokounmpo, aplaudió la fe y la constancia de su equipo para llevarse un encuentro muy duro y disputado (109-103).

“En el final del partido seguimos creyendo en nosotros”, dijo en la rueda de prensa posterior al partido. “Queremos ganar el anillo y el equipo lo demostró esta noche, pero debemos seguir mejorando. Tenemos que seguir dando pasos adelante y seguir jugando un buen baloncesto”, añadió.

Antetokounmpo, que dominó tanto el segundo como el tercer partido de las Finales, rozó el triple-doble con 26 puntos (11 de 19 en tiros), 14 rebotes y 8 asistencias y además puso un tapón providencial y espectacular a Deandre Ayton.

Pero esta vez quien se erigió como el héroe de los Bucks fue Khris Middleton, con 40 puntos (15 de 33 en tiros), 6 rebotes y 4 asistencias, y que además demostró una gran sangre fría para amarrar la victoria local en los últimos minutos. Antetokounmpo se mostró “orgulloso” de Middleton y resaltó su confianza plena en él.

Las Finales regresan ahora a Phoenix, donde el sábado se jugará el quinto partido en el que los Suns intentarán conservar el factor cancha a favor.