Para que lo tomes en cuenta: el as de los Marlins, el dominicano Sandy Alcántara, para abridor de la Liga Nacional en el Juego de Estrellas.

El Lanzador del Mes por la Liga Nacional en junio, Alcántara arrancó su mes de julio ponchando a 10 bateadores en 8.0 entradas en blanco en la victoria sobre los Angelinos por 2-1 el martes por la noche en el loanDepot park. De no haber sido por una larga parte baja del octavo inning, Alcántara habría tenido la oportunidad de convertirse en el primer jugador en casi cinco temporadas en registrar juegos completos de nueve entradas consecutivos (Corey Kluber en agosto del 2017).

Detrás de la joya de 107 pitcheos de Alcántara y cuadrangulares de Garrett Cooper y Bryan De la Cruz, Miami ganó su sexto partido al hilo, colocándose un juego por debajo de .500 por primera vez desde el 7 de mayo.

“Fue algo bien agradable obtener la victoria esta noche”, exclamó el piloto Don Mattingly. “También me agradó que mucha gente vino al parque. Así debería de ser cada vez que (Alcántara) lanza. Sé que el otro club tiene algo que ver con eso. Vienes al estadio a ver a [Mike] Trout, uno de los mejores jugadores de su generación, y a [Shohei] Ohtani y todo eso. Pero Sandy es un espectáculo cada vez que sube a la loma y debería de ser el jugador que atraiga a más gente al parque”.

En un posible anticipo del Clásico de Media Temporada, Alcántara se enfrentó a Trout y Ohtani — quienes han ganado el JMV de la Liga Americana — por primera vez en su carrera. El dúo parecía no poder descifrar al derecho, bateando de 6-1 con dos ponches. El imparable dentro del cuadro de Trout fue uno de apenas dos hits del club de Los Ángeles-Anaheim contra Alcántara, quien retiró a los primeros 14 bateadores que enfrentó antes de que el venezolano Luis Rengifo sacudiera un sencillo con dos outs en el quinto episodio.

Alcántara, de 26 años, siguió al pie de la letra el informe del bateador cuando se enfrentó a Trout y Ohtani de segundo y tercero, respectivamente, en el lineup de los Angelinos. Trout, tres veces ganador del JMV, ha sido vulnerable a las rectas de alta velocidad arriba en la zona de strike esta campaña.

Por eso, en su primer enfrentamiento, Alcántara lanzó cinco rectas consecutivas entre las 98.6 y 100.3 millas por hora, y Trout se ponchó en un strike cantado con una recta de cuatro costuras de 99.4 mph que parecía estar fuera de la zona de strike. En el cuarto capítulo, Alcántara agregó su slider, luego acudió a rectas en siete de los siguientes ocho pitcheos, terminando con Trout abanicándose con una recta de cuatro costuras de 99.4 mph en el medio de la zona. En el tercer turno, que terminó con un imparable dentro del cuadro, Alcántara lanzó tres rectas de cuatro costuras.

“Debes ver un buen pitcheo para batear, y tuvo un buen repertorio, uno de los mejores que he visto”, señaló Trout. “Tiene excelentes números. Platiqué con varios muchachos en la liga, y han dicho que está entre los mejores. Entonces cuando lanza 100 mph y tiene varios pitcheos secundarios, por eso está ahí, simplemente se trata de una de esas noches en la que enfrentamos un pitcher difícil”.

En cuanto a Ohtani se refiere, en su primer enfrentamiento, Alcántara le proporcionó una dosis saludable de cambios (pitcheo que le ha dado problemas al japonés en el 2020) – cuatro de siete para ser exactos – lo cual resultó en un rodado a la tercera base. 

La segunda vez, Ohtani le hizo swing a un cambio de 94.6 mph por debajo de la zona de strikes que nuevamente terminó en un rodado a la esquina caliente. En el séptimo inning, Ohtani bateó para jugada de selección al hacerle swing a un sinker de 99.4 bien afuera del plato que borró el hit de Trout. Ohtani se robó una almohadilla y avanzó a la tercera base gracias a un elevado profundo al bosque izquierdo para poner en riesgo la ventaja 2-0 de Miami.