Cada vez que Efe Ajagba (15-0-0, 12 KOs) noquea a un rival, lo suele hacer aplicando su poderosa derecha contra el rostro de su rival. En esto se parece mucho a Deontay Wilder, con quien comparte también un físico parecido. El nigeriano realiza un fantástico uno dos y, tras abrir hueco con la izquierda, lanza un misil con la diestra, como repitió este fin de semana contra Brian Howard (15-5-0, 12 KOs) en el tercer asalto.

Ajagba, de 26 años, 1,98 de estatura y una envergadura de nada menos que 2,16 metros, es un boxeador no sólo con pegada sino con buenos fundamentos. Forma parte de la nueva hornada de pesos pesados llamada a dominar, donde también podemos citar a Agit Kabayel, Frank Sánchez, Filip Hrgovic, Tony Yoka o Bakhodir Jalolov. Aunque algo más veteranos, no podemos obviar a otros talentos que también buscan su consagración -si algún día les dejan- en la categoría reina, como Arslanbek Makhmudov, Joe Joyce u Oleksandr Usyk.

Efe nació y se crió en Nigeria y fue el único boxeador de esta nacionalidad en los Juegos Olímpicos de Río, en 2016. Fue bronce en los Juegos de la Commonwealth 2014 y oro en los Juegos Africanos de 2015 Es un púgil algo tardío como Anthony Joshua, pues dedicaba todos sus esfuerzos al fútbol. El caso es que Ajagba tiene el récord de la victoria más rápida de la historia del boxeo (se computó 1 segundo), contra Curtis Harper, algo que ni siquiera debería aparecer en los libros de historia del boxeo, pues Harper se marchó del ring en cuanto sonó la campana y fue descalificado.

Ahora lo que le sigue a Efe es adquirir más experiencia y crecer con combates de mayor entidad que realmente lo hagan mejorar.