El entrenador de la Rayados de Monterrey del fútbol mexicano, Javier Aguirre, reconoció este miércoles que su equipo fue borrado de la cancha en el primer tiempo ante el León, pero celebró la capacidad de resurgimiento.

“Lo mejor de la primera parte fue que se acabó, el 1-0 no reflejó lo que pasó en el campo; era para un 3-0 a favor de ellos, nos pasaron por encima. En la segunda el equipo se reorganizó, confió en sus posibilidades y logró nivelar; sin lograr un dominio, estuvimos a la altura de la circunstancia y empatamos”, señaló.

En su estadio en Monterrey, norte de México, los Rayados empataron 1-1 con León en un duelo que estaba pospuesto desde la tercera jornada del torneo Clausura mexicano.

El equipo de Aguirre se vio aventajado en los primeros 45 minutos por un rival con toques cortos, buena movilidad y llegadas al área, que tomó ventaja con un gol del chileno Víctor Dávila, sin embargo en la segunda mitad Monterrey empató con un penalti bien cobrado por el argentino Rogelio Funes Mori.

“Quizá me faltó enchufarlos. El rival con tres derrotas se jugaba la vida, a nosotros quizás las dos victorias seguidas nos dieron confort y no salimos como deberíamos, pero los partidos duran 90 minutos y tuvimos arrestos para empatar el marcador”, agregó.

Con este resultado favorable el Monterrey llegó a cinco victorias, con cuatro empates, una derrota y 19 puntos, cinco menos que el líder Cruz Azul, al que se enfrentará el próximo sábado.

“No dimos un paso atrás, seguimos en la pelea, estamos ahí, puntos atrás pero tenemos oportunidad de pelear ante Cruz Azul, el equipo que mejor está jugando al fútbol”, apuntó.

Según Aguirre, el duelo del sábado ante los celestes será duro porque se trata del líder, en su estadio.

“Ganar un partido es complicado, imagínate ocho; vamos a sufrir, pero tenemos lo nuestro, con ganas de sumar y dar una buena imagen en 90 minutos, no en 45”, explicó.